Apple ha decidido retrasar la producción de sus nuevos iPhone, que pleaba sacar al mercado a finales de verano. El parón en su producción durará al menos un mes, debido a la caída en la demanda global y a la ruptura de la cadena de suministro desde China.

La compañía con sede en Cupertino planeaba lanzar al mercado cuatro nuevos móviles. Algunos de ellos iban, por primera vez, a incorporar la conectividad 5G.

La tradicional presentación de productos de Apple revitaliza las ventas de la compañía durante un año entero, haciendo los nuevos teléfonos el eje de un área de negocio que supone más de la mitad de los ingresos de la firma. La posibilidad de que en esta ocasión diese el paso al 5G había llevado las acciones de Apple a récord antes de la pandemia.

Apple habitualmente revela sus nuevos modelos de iPhone a mediados de septiembre y empieza a venderlos a finales de ese mes. Para ello, suele acelerar su producción masiva a inicios de verano, para contar ya con el inventario listo en agosto. Este año, aunque Apple sigue produciendo algunos de sus nuevos teléfonos durante el verano, su producción masiva se retrarasará un mes.

Además, la la compañía ha reducido el número de dispositivos que planea fabricanr en la segunda mitad del año en un 20%. No está claro se volverá a impulsar la producción en 2021.

Fuente: Cinco Días