BMW contabilizó un benficio neto de 5.022 millones de euros en 2019, lo que supone un retroceso del 28,9% en comparación con el ejercicio precedente por mayores gastos en electrificación.

El consorcio automovilístico alemán ha destacado en un comunicado que el año pasado gastó más en I+D para «allanar» el camino hacia la movilidad del futuro y que experimentó mayores costes de producción debido al os modelos electrificados.

«Estamos adoptando la transformación de nuestra industria con confianza y nuestra fuerza innovadora es real. Reconocimos los síntomas del cambio en una etapa temprana e hicimos los preparativos correspondientes. Nuestro potencial está emergiendo, exactamente en el momento correcto», ha subrayado el presidente del consejo de administración, Oliver Zipse.

Los ingresos se situaron en 104.210 millones de euros, un 7,6% más que en 2018. BMW consiguió en 2019 una facturación que superó por primera los 100.000 millones de euros.

«En 2019, mejoramos nuestra rentabilidad cada trimestre, a pesar de la situación desafiante del mercado. Esto demuestra que tenemos los productos correctos en el camino y que nuestra estrategia es efectiva», ha señalado Zipse.

Por su parte, el beneficio operativo de la compañía retrocedió un 17%, hasta 7.411 millones de euros, con un margen operativo del 6,8%, 3,1 puntos porcentuales menos que en 2018.

DIVISIONES.

Así, la división de vehículos del grupo obtuvo un beneficio operativo el año pasado de 4.499 millones de euros, lo que supone un descenso del 27,2% en comparación con los 6.182 millones que ganó en el ejercicio anterior.

Las motocicletas supusieron 194 millones de euros del total del beneficio operativo del consorcio, un 10,9% más, mientras que los Servicios Financieros aumentaron sus ganancias un 6,4%, hasta 2.312 millones de euros. Por su parte, otras entidades perdieron 96 millones de euros.

«Al optimizar nuestro negocio principal, estamos asegurando sistemáticamente una mayor solidez financiera y rendimiento. Estamos creciendo en los segmentos correctos y, por lo tanto, generando los fondos necesarios para acelerar nuestra estrategia de movilidad sostenible», ha añadido el responsable de Finanzas de BMW, Nicolas Peter.

Fuente: Cinco Días