El sector hotelero sigue haciendo cuentas del agujero que el coronavirus va a hacer en sus cuentas. Con la práctica totalidad de los establecimientos cerrados desde el pasado 19 de marzo, los empresarios dan por perdido al turismo extranjero, ante el cierre del tráfico aéreo y las restricciones para volar, y se van a centrar en estimular la demanda nacional con bajadas de precios. Esa es la principal conclusión que se puede extraer del informe Spanish Market Outlook Covid-19, elaborado por la consultora inmobiliaria CBRE, en el que remarca el fuerte impacto que tendrá el ajuste del turismo en el sector hotelero en España, ya que representa el 12,5% del PIB y llega casi al 20% en algunas localidades como Ibiza.

Pese a ello considera que la recuperación de la crisis será más rápida que la iniciada en 2008, ya que prevé que ya habrá crecimiento en 2021. Si en el anterior ciclo recesivo hicieron falta siete años para que el beneficio por habitación disponible (el principal indicador de rentabilidad) volviera a niveles precrisis, la salida ahora será más rápida, ya que que el resultado volverá a niveles precrisis en 2022.

MÁS INFORMACIÓN

El informe recalca que los primeros destinos en salir de la crisis serán aquellos con una fuerte exposición al mercado nacional, entre los que destacan la Costa Tropical y Cálidad (Almería y Granada), la Costa de la Luz (Huelva y Cádiz), la Costa Mediterránea (Valencia y Castellón) y la Costa Vasca, en los que la demanda nacional supone más del 60% de los clientes. En el otro lado se situan aquellos destinos con una fuerte dependencia del turismo internacional, como Barcelona, entre los urbanos, o Mallorca o Tenerife, entre los vacacionales. “Vemos una caída generalizada en el precio de los hoteles en todos los destinos como estrategia para captar demanda nacional”, asegura el informe.

Si el análisis se realiza por pernoctaciones, los grandes damnificados por la crisis del coronavirus serán Mallorca y Tenerife, en el ámbito vacacional, y Barcelona en el urbano. Mallorca es el destino en el que los hoteles registran más pernoctaciones anuales, con 45,1 millones de estancias, de las que el 93,8% la realizan turistas extranjeros. En segundo lugar aparece Tenerife, con 24,7 millones de estancias, donde el visitante extranjero suma el 83,8% de las llegadas, y en tercero es Barcelona, con 21,3 millones y una dependencia del 88,1%.

Los mercados de los que dependen, sin embargo, son diferentes. En el caso de Mallorca, Alemania aporta el 42,2% de los viajeros y Reino Unido el 22,9%; en el de Tenerife, los porcentajes se invierten, con Reino Unido con un 39,5% y Alemania con un 20,6%; mientras que en Barcelona, los dos mayores mercados son EE UU, con un 12,6% de cuota de mercado Reino Unido, con un 10,5%, y Francia, con un 8,7%. “El 40% de la demanda extranjera depende de cuatro mercados (Alemania, Reino Unido, Francia y EE UU) directamente afectados por la crisis sanitaria”, recalca.

Por tamaños, el informe revela que los más perjudicados son los hoteles pequeños cuya cartera de activos está formada por alquileres a precio fijo o con un mínimo fijo.

Fuente: Cinco Días