El Banco de España se ha unido a los planes de contingencia para mitigar el contagio por coronavirus entre sus empleados. De esta forma, el supervisor financiero ha recomendado a sus empleados, a través de un comunicado, que todos aquellos cuya labor no exija presencia física en sus sedes opten por el teletrabajo. Una medida que va en línea con las ya adoptadas por las autoridades sanitarias en el ámbito nacional y autonómico en relación con el brote del virus.

Entre otras precauciones, se incluyen medidas como la suspensión total, al menos hasta el 20 de abril, de los viajes de trabajo internacionales a las áreas calificadas de riesgo elevado (China, Corea del Sur, Japón, Singapur y norte de Italia), así como la restricción, salvo causas muy justificadas, de los desplazamientos al resto de países.

El Banco de España indica que «también se ha decidido suspender el programa de visitas a los edificios del Banco de España y los eventos con una participación prevista de más de diez personas». Asimismo, ha adoptado medidas para «fortalecer la continuidad de los procesos críticos de negocio ante un escenario de mayor propagación del virus».

Con estas medidas el Banco de España pretende garantizar que se sigan cumpliendo todas las funciones que le encomienda la Ley de Autonomía, de forma que con la adopción del protocolo todas las sedes del Banco permanecerán abiertas y prestando los servicios habituales al público.

Fuente: Cinco Días