Los agricultores y ganaderos retoman este viernes las protestas por los bajos precios en origen de los productos agrarios con manifestaciones y tractoradas en varios puntos de España. Valencia, Lleida o Baena son ya escenario de movilizaciones, mientras el ministro de Agricultura, Luis Planas recibe a representantes de Mercadona, el líder de la distribución, sector al que los productores culpan de tirar los precios y utilizar estrategias de venta a pérdidas o de recurrir a ofertas de productos reclamo que presionan aún más a la baja los precios. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y el vicepresidente de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, reciben a representantes sindicales agrarios.

La protesta más importante este viernes tiene se produce en Valencia, donde agricultores de toda la Comunidad Valenciana van a protagonizar una tractorada por las calles de la ciudad. Ya hay muchos vehículos agrícolas por la ciudad para el recorrido, previsto para la 10.00 desde la plaza de San Agustín y hasta la plaza del Temple y que obligará a cerrar el centro de la ciudad. Denuncian una “situación límite” por los altos costes de producción y los precios por los suelos de los productos agrarios. Piden una nueva ley de la cadena alimentaria y ser ellos los que fijen los precios de sus productos, y no los supermercados.

MÁS INFORMACIÓN

La Subdelegación del Gobierno en Valencia ha hecho un llamamiento a los ciudadanos para que eviten en lo posible la utilización del vehículo particular para acceder a la capital valenciana ante la «tractorada» y manifestación convocada por las organizaciones agrarias AVA-ASAJA, la Unió y UPA, informa EFE. Al término de la manifestación, los representantes de las asociaciones agrarias se reunirán con la delegada del Gobierno, Gloria Calero.

En Lleida, cuatro columnas de tractores confluyen a lo largo de la mañana hacia el centro de la ciudad. Sindicatos y organizaciones agrarias, con el apoyo de los ayuntamientos de localidades más dedicadas al campo, piden medidas urgentes tras perder, según sus cifras, 60 millones de euros en la pasada campaña.

También los productores olivareros se han concentrado en la localidad de Baena (Jaén), según informa la Cadena Ser. El caso del olivar es destacado, porque a la abundante cosecha del año pasado, que hizo bajar los precios, se unieron en octubre los aranceles impuestos por el Gobierno de EE UU, que ha reducido mucho las exportaciones y provocado excedentes. Además, el aceite de oliva suele ser uno de esos productos reclamo con los que la distribución intenta atraer a sus clientes.

Mientras, el Gobierno mantiene la actividad para tratar de atajar la crisis del campo. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y el vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, se reúnen con los sindicatos agrarios de Andalucía y Extremadura. A la titular de Trabajo le compete especialmente el impacto en el campo de la subida del salario mínimo (SMI). Ayer, Díaz aseguró que la reunión era para escuchar «cuáles son las necesidades» del sector, saber «en qué se puede ayudar a los más afectados en el campo en situaciones que son difíciles» y recoger «medidas que puedan ser valoradas», informa Servimedia.

El Ministro de Agricultura, Luis Planas, mientras, sigue con sus reuniones, además de con las asociaciones agrarias, también con el sector de la distribución, al que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pidió autocrítica por la diferencia de precios en origen respecto a los lineales. Tras sus encuentros con Carrefour y Lidl, este viernes es el turno de Mercadona, líder de la distribución en España. Ayer, tras reunirse con representantes de la cadena Lidl y de asociaciones agrarias del sector de frutas y hortalizas, Planas asumió que se plantea cambios «de forma inminente» en la ley de la Cadena Alimentaria para atajar algunos de los problemas que vive actualmente el sector agrario, para más adelante abordar con más calma la trasposición de la directiva europea de Prácticas Comerciales Desleales, que implicaría una modificación más profunda de esta ley. En concreto, en cuanto a las reformas inminentes, Planas se refirió a asuntos como la venta a pérdidas, promociones desleales o hacer públicas las sanciones a los supermercados cuando cometan faltas graves o muy graves.

También señaló, aunque sin anunciar medidas concretas, que «sin ánimo de cerrar la puerta a nadie», abogaría en Bruselas por que se exija a cualquier producto agrario que venga de fuera de la UE los mismos estándares fitosanitarios que han de cumplir los agricultores europeos. «Es una demanda legítima del sector que apoyo y no cerramos las puertas a nadie», dijo.

Fuente: El País