Una de las consecuencias indirectas del confinamiento es que las familias estén pasando dentro de sus viviendas muchas más horas de las que pasaban antes, lo que ha disparado el número de llamadas a las aseguradoras para reparaciones urgentes.

Desde la entrada en vigor del estado de alarma, el pasado 14 de marzo, las reparaciones urgentes se ha incrementado un 74%, de acuerdo con los datos de Funciona, una compañía de servicios de asistencia a domicilio que cuenta con más de 2.000 reparadores.

Los incidentes más frecuentes son relacionados con causas eléctricas fundamentalmente cortocircuitos, sobretensiones y reparaciones de electrodomésticos. Estos han aumentado más del 40% respecto a la situación anterior al estado de alarma, de acuerdo con cálculos de la aseguradora Allianz.

Para evitar este tipo de siniestros, los expoertos recomienda poner el lavavajillas a carga completa para evitar averías, evitar el uso prolongado de alargadores o regletas o no dejar los cargadores enchufados si no se está cargando el móvil.

“Las actuaciones relacionadas con la habitabilidad de las viviendas han aumentado su peso en el total de servicios abiertos en el periodo del estado de alarma”, explica José Asua, director de operaciones de Funciona.

En concreto, la reparación de calderas han crecido un 136%, seguido de las visitas de fontaneros para arreglar redes de saneamiento o de evacuación (89%) y el gas (87%). Asimismo, alcanzan grandes incrementos la solicitud de servicios que prestan los técnicos especialistas en la reparación de electrodomésticos (73%) y televisores (79,61%).

Fuente: Cinco Días