/, Actualidad Económica, EL PAÍS/El ‘ecologismo atómico’ entra en el debate sobre el futuro energético

El ‘ecologismo atómico’ entra en el debate sobre el futuro energético

El pasado 9 de marzo una gran masa de gente protestaba en la localidad de Almaraz (Cáceres) contra el cierre de la central nuclear mientras los propietarios (Iberdrola, Endesa y Naturgy) estaban reunidos en Madrid decidiendo la petición de la prórroga de acuerdo a los planes del Gobierno. La manifestación estaba organizada por el ayuntamiento y las mujeres de la localidad, con el respaldo del comité de empresa, “en apoyo a los trabajadores y al mantenimiento de la planta como fuente de trabajo y riqueza para el Campo Arañuelo”, señaló el Consistorio.

Vuelve la calma a los hoteleros españoles. La Confederación Española de Hoteles y Alojamiento Turísticos (Cehat) convocó el pasado miércoles una reunión de urgencia de su comité ejecutivo para tratar el conflicto generado por la representación en la asociación europea sectorial. La Cehat había elegido al al Gremi de Hoteles de Barcelona (GHB) en detrimento de la Federación de Hostelería y Restauración (FEHR). El presidente, Joan Molas, fue acusado de cacicada; pero la recunión le ha permitido rectificar y que la sangre no llegue al río. El GHB ha perdido el escaño y la FEHR lo vuelve a tener. Así que, con caras largas o no, al final las cosas se han encauzado.

Polémica en los concesionarios por la permanencia del presidente.  Lorenzo Vidal de la Peña ha dejado la presidencia de la CEOE de Cantabria parea incorproarse a la lista del PP por dicha provincia a las elecciones generales como número dos. Se fue después de atacar a los políticos, lo que no dejó de llamar la atencion. Sin embargo, Vidal de la Peña mantiene la presidencia de Ganvam, la asociación nacional de vendedores de coches a la que llegó tras unas polémicas elecciones en octubre de 2017. Esta circunstancia ha levantado muchas suspicacias en el entorno del sector automovilístico.

Expectación ante el futuro de Villar Mir y OHL. Mientras en el mercado bursátil ha marcado una tendencia alcista en lo que va de año, en el entorno de OHL se está preocupado a la espera de los trámites judiciales en los que está implicado el grupo y su fundador, Juan Miguel Villar Mir, los casos relacionados con supuestas comisiones irregularidades a cambio de adjudicaciones de obras públicas. Esta circunstancia ha hecho que el veterano empresario haya considerado la reducción de su participación en el grupo, que ha bajado del 50% tras colocar un 12% en el mercado.

La ampliación de la vida útil permite que los dos reactores de la nuclear se mantengan en funcionamiento hasta 2027 y 2028, respectivamente, y que, con el proceso de desmantelamiento la actividad se alargue hasta 25 años al menos para la mitad de la plantilla (unos 800 empleados). Además, hay en marcha campos fotovoltaicos en la zona que irán sustituyendo a la nuclear, agilizados por la Junta de Extremadura que preside Guillermo Fernández Vara.

Poco se parece esta actitud pronuclear a la que se vivió en tiempos de la construcción de las nucleares en España, allá por los setenta y ochenta. En tierras extremeñas recuerdan la “gran manifestación” celebrada en Villanueva de la Serena contra la autorización por parte del Gobierno de UCD de la construcción de Valdecaballeros (Badajoz). Almaraz se había iniciado en 1973, todavía en el franquismo, lo que suponía que cualquier protesta era apagada de forma inmediata.

Pero, con la llegada de la democracia, las movilizaciones se encadenaron y enconaron. UCD aguantó las presiones o cedió ante las de las empresas. Con el PSOE en el poder, en 1984 se decretó la moratoria nuclear que paralizó las obras de Valdecaballeros, Lemóniz (Vizcaya) y el segundo grupo de Trillo (Guadalajara). De un plumazo acabó con las controvertidas obras; pero también con perspectivas de empleo en la deprmida comarca de la Siberia extremeña, que había visto un nuevo Míster Marshall. Vizcaya no tenía problemas de empleo y Trillo contaba con el primer grupo.

Las protestas han seguido casi anualmente, aunque menos masivas, por parte de activistas antinucleares y colectivos sociales. Pero, ahora, pasado el tiempo y con el cierre de las nucleares programado para antes de 2035, lo que se discute es sobre el futuro de la energía nuclear, que quedó muy en entredicho y casi con la sentencia de muerte tras los accidentes de las centrales de Chernobyl (1986) y Fukushima (2011). Sin embargo, hay más de 430 centrales en funcionamiento en el mundo (siete en España) con muchos defensores, algunos inopinados (entre ellos, Felipe González, presidente de aquel Gobierno socialista que decretó la moratoria).

Los defensores sostienen que es una energía competitiva y no emite CO2

Los detractores alertan del riesgo que entraña almacenar los residuos radiactivos

Los defensores sostienen que la energía nuclear es una fuente con capacidad para producir electricidad a precios muy competitivos, es muy segura y no emite CO2, la madre de todas las batallas. Mientras, en el lado contrario se sigue alertando del riesgo que entraña almacenar los residuos radiactivos. Parece, en todo caso, que la energía nuclear tiene todavía mucho futuro. Según la Asociación Mundial de Energía Nuclear (WNA) se siguen construyendo reactores y aprobando centenares proyectos, principalmente en China, Arabia Saudí o Emiratos Árabes, mientras en Europa se ha optado por su reducción, incluso en Francia, donde el 70% de su electricidad es de origen nuclear.

Según datos de la industria, para 2050 se espera que sea el 25% del suministro, lo que representa un aumento sobre la actualidad. Se empieza a hablar de un renacer de esta energía en lo que se ha llamado como el ecologismo atómico, que tiene al experto estadounidense Michael Shellenberg a su adalid. Por otro lado, organismos internacionales prevén que la energía nuclear sea una de las fuentes que crezcan. Por ejemplo, el secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Mohammad Sanusi Barkindo, de visita a España el año pasado, subrayó que, hasta 2040, la economía mundial crecerá un 200% y la población superará los 9.000 millones, por lo que el mundo va a necesitar mucha más energía y la demanda crecerá un 33% en 2040, con especial tirón de los países emergentes. Según la organización, aumentarán todas las fuentes de energía, a excepción del carbón, que comenzará a declinar en 2030. Las energías renovables, sobre todo solar y eólica, tendrán las mayores tasas de crecimiento (7,4% anual entre 2015 y 2040) y llegarán a suponer el 25% de energía final. Porcentaje este que es inferior al 42% al que pretende llegar el Gobierno español 10 años antes en unos objetivos mucho más ambiciosos que los de la UE (32,5%).

UGT celebra años con el Rey

Felipe VI, reunido con la ejecuvitva confederal de UGT.Felipe VI, reunido con la ejecuvitva confederal de UGT.

Alejados del debate entre república y monarquía. entre los actos incluidos para conmemorar el 130 Aniversario de UGT se incluyó la visita al jefe del Estado por parte de la comisión ejecutiva confederal del sindicato. Encabezado por su secretario general, Pepe Álvarez, el grupo aprovechó para poner en valor el papel de UGT en el desarrollo del país en estos años desde que lo fundara Pablo Iglesias, resumido en el lema de “Igualdad, solidaridad, derechos y empleo”, que reza la escultyura entregada al monarca.

Fuente: El País

By |2019-04-06T22:10:27+00:00abril 6th, 2019|Actualidad de Empresas, Actualidad Económica, EL PAÍS|Comentarios desactivados en El ‘ecologismo atómico’ entra en el debate sobre el futuro energético