El Consejo de Ministros ha decidido en su reunión de este martes prohibir los vuelos directos entre Italia y los aeropuertos españoles como medida extraordinaria para contener la expansión del coronavirus.

La medida se empezará aplicar a partir de las 12 de la noche de este martes y durará en principio 14 días que serán prorrogables. Este movimiento llega tras el anuncio que ayer hizo el Gobierno italiano de ampliar las restricciones de libre circulación a todo el país.

Esta prohibición solo afectará a los vuelos directos, con lo que seguirá siendo posible volar a Italia haciendo escala en terceros países. La restricción no será de aplicación a las aeronaves de Estado, ni a la realización de escalas con fines no comerciales, vuelos exclusivos de carga, vuelos posicionales, humanitarios, médicos o de emergencia.

British Airways, aerolínea propiedad del grupo IAG, el mismo al que pertenece Iberia, ha informado esta mañana de la cancelación de todos sus vuelos a Italia. «En línea con las medidas del Gobierno italiano y el consejo de la oficina de turismo británica, ya hemos contactado con todos los clientes que tenían previsto viajar hoy al país», han asegurado desde British Airways según Reuters.

A esta decisión se ha unido por la tarde Air France, que ha anunciado que suprime sus vuelos al país transalpino desde 14 de marzo al 3 de abril. Un portavoz de la compañía ha informado a Efe que hasta el sábado habrá un vuelo diario a los ochos destinos que tiene en el país (Bolonia, Florencia, Milán, Napoles, Roma, Turín y Venecia). Por otra parte, Air France ha reducido el número de vuelos internos en Francia y con otros destinos europeos.

Por su parte, el Primer Ministro danés, Mette Frederiksen, ha cerrado el tráfico aéreo de su país a todos los aviones procedentes de áreas afectadas por el coronavirus. «Entrando en efecto hoy, todo el tráfico aéreo hacia Dinamarca procedente de las áreas rojas será suspendido», ha dicho Frederiksen refiriéndose a las zonas golpeadas por la epidemia.

El canciller austríaco Sebastian Kurz ha fijado un paquete de medidas entre las que se incluye prohibir el acceso a su país de cualquier persona que proceda de Italia. Entre otras medidas, también ha cancelado las clases universitarias, ha instado a las empresas a fomentar el teletrabajo y ha prohibido cualquier evento de más de 100 personas celebrado en el interior de un edificio y aquellos de más de 500 personas al aire libre.

El duro golpe a las aerolíneas

Si bien la epidemia está dejando sentir sus efectos económicos en multitud de sectores, el de las aerolíneas está entre los más perjudicados. El pasado cinco de marzo, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), la principal patronal de las aerolíneas, cifró el daño del coronavirus a su sector en entre 63.000 y 113.000 millones de dólares (56.000-100.000 millones de euros al cambio de divisa actual). 

El día anterior, Finnair fijó un plan para despedir temporalmente y por turnos a la totalidad de su plantilla en Finlandia, compuesta por más de 6.000 trabajadores. El seis de marzo, Lufthansa recortó un 50% su capacidad de vuelos total debido al impacto del coronavirus. 

Fuente: Cinco Días