Las cuentas de resultados del Santander presentan una mezcla de factores positivos y negativos. El banco logró un beneficio atribuido de 6.515 millones en 2019, un 17% menos que en 2018, tras cargar contra los resultados 1.737 millones, de los que 1.491 millones corresponden a la pérdida de valor de su filial en el Reino Unido.  Este ajuste se ha realizado por el empeoramiento de las expectativas económicas del país y los resultados previstos para el futuro ante la llegada del Brexit.

El resto de las cargas son por la reestructuración producida por la fusión Santander-Popular (864 millones), pérdidas por venta de carteras inmobiliarias morosas en España (405 millones) y compensaciones a clientes británicos por la venta de seguros (183 millones).

Sin embargo, la cuenta se ha visto beneficiada por otros factores positivos, como la plusvalía neta de 693 millones obtenida por la venta del negocio de custodia, cerrada en diciembre de 2019, y otros beneficios obtenidos en Brasil y Argentina de 687 millones.

Así, el beneficio atribuido ordinario en 2019, es decir, excluido el neto de plusvalías y saneamientos, fue de 8.252 millones, un 2% más (+3% en euros constantes, es decir, sin efecto del tipo de cambio), «gracias al mayor número de clientes y al crecimiento de los volúmenes de negocio», apunta el banco en la nota de prensa.

MÁS INFORMACIÓN

El cuarto trimestre creció por encima de las expectativas de los analistas, con un incremento del resultado del 35%. El banco tiene previsto mantener el mismo dividendo que en 2018, 0,23 euros por acción, de los que 0,13 serán en efectivo. Este anuncio tuvo buena acogida en Bolsa: a media mañana del miércoles subía un 3,7% la cotización, mientras que el Ibex 35 lo hacía un 0,50%.

Brasil sigue siendo la estrella

Europa contribuyó con un 47% del beneficio ordinario del grupo; Sudamérica, un 37%, y Norteamérica, un 16%. Brasil sigue siendo el mercado que más aporta al crecimiento de los resultados del grupo, con un 28% del beneficio ordinario, seguido de España (15%), Santander Consumer Finance (13%), Reino Unido (11%), México (9%), Estados Unidos (7%) y Chile (6%).

Brasil no solo aporta 2.939 millones de beneficio ordinario, sino que crece un 16%, uno de los países más expansivos, ya que España tiene un incremento de solo el 2% «gracias a una mayor reducción de gastos de la integración del Popular», según el banco. Brasil ha ganado más que la suma de España y el Reino Unido juntos. La unidad de créditos al consumo ganó 1.314 millones, un 2% más, mientras que el Reino Unido obtuvo 1.077 millones, un 16% menos «por la presión competitiva en ingresos». México logró 950 millones, un 19%, y Estados Unidos 717 millones, un 24% de subida, la mayor de todos los países.

La entidad presidida por Ana Botín afirma que el Santander obtuvo unos ingresos récord, superiores a los 49.000 millones, un 2% más (+3% en euros constantes), «gracias al fuerte crecimiento de los ingresos de clientes en América, la banca corporativa y de inversión así como la banca privada, gestión de activos y seguros», indica el banco.

El número de clientes que usan banca por Internet o móvil aumentó en cinco millones en los últimos 12 meses, hasta 37 millones, es decir, el 52% de los clientes activos, dice la entidad. «Los clientes digitales se conectan al banco una media de cinco veces a la semana, lo que ha aumentado las ventas digitales hasta el 36% del total. Las ventas realizadas con el móvil se duplicaron en los últimos 12 meses», señala.

La rentabilidad sobre recursos propios (ROE), uno de los grandes problemas del sector, ha descendido desde el 8,21% de 2018 al 6,62% del año pasado, el beneficio por acción cae un 19,4%, mientras que el ratio de capital CET 1, el de máxima calidad, sube desde el 11,30% al 11,65% y la morosidad baja ligeramente del 3,73% al 3,32% en 2019. La cotización del Santander cayó un 6% el año pasado.

Fuente: El País