El comercio textil comienza a prepararse para la vuelta a lo que se considera ya una «nueva normalidad», en la que comprar ropa se parecerá poco a lo que era antes de esta crisis. Cadenas como Mango o Desigual ya empiezan a abrir en países como Alemania, Austria o Países Bajos, sujetas siempre a las limitaciones que imponen las autoridades de cada uno de ellos, e Inditex ya prepara un protocolo de actuación dirigido a sus trabajadores para cuando sus puntos de venta vuelvan a abrir.

Pero el conjunto del sector, que también incluye a miles de pequeños empresarios, cuenta con que ese retorno a la actividad (que se espera para junio) vendrá acompañado de una muy baja demanda por parte de los consumidores. La patronal del comercio textil, Acotex, calcula que durante el primer mes de reapertura las ventas caerán un 70% respecto al mismo periodo del año anterior, tanto por la desaparición del turismo como por la propia disposición al consumo del cliente nacional. En el siguiente mes la caída será del 60% y alcanzará el 50% de las ventas en los siguientes meses, en la que será una lenta recuperación y que hará «insostenible el mantenimiento de todos los puestos de trabajo», según el presidente de Acotex Eduardo Zamácola.

Por eso, estos comercios vuelven a insistir en sus demandas al Gobierno. Pese a que el Ejecutivo dio luz verde en el último Consejo de Ministros a una moratoria en el pago de los locales comerciales a pequeños empresarios y autónomos, Acotex reclama una condonación total. «Es inviable aumentar el endeudamiento de nuestras tiendas. Necesitamos condonaciones de los pagos porque al no poder ejercer nuestra actividad nuestros ingresos son cero”, ha afirmado Zamácola.

“Si el Gobierno obliga a cerrar nuestros negocios es imprescindible que implemente medidas que garanticen nuestra supervivencia”, explica el presidente de la asociación, que describe que hasta ahora los empresarios están negociando de manera individual el pago de los arrendamientos con los propietarios basándose en la solidaridad entre las partes para salvar los contratos.

Medidas para volver

Además de cuándo podrán reabrir, otra preocupación es cómo podrán hacerlo. En las primeras tiendas reabiertas en Europa, las cadenas están introduciendo medidas de seguridad, como el uso de mascarillas y guantes para empleados, la disposición de geles alcohólicos para los clientes, o restricciones de aforo tanto en la sala de venta como en los probadores. Protocolos diseñados por las propias empresas, pero Acotex reclama al Gobierno la elaboración de uno común para todo el sector.

“El Gobierno tiene que tener previsto proporcionar a los establecimientos desinfectantes y medios de protección”, reclama Zamácola.

Fuente: Cinco Días