/, Actualidad Económica, EL PAÍS/El wifi estará operativo (por fin) en el AVE Madrid-Barcelona antes de seis meses

El wifi estará operativo (por fin) en el AVE Madrid-Barcelona antes de seis meses

Los viajeros de la línea AVE Madrid-Barcelona están de enhorabuena. En el primer semestre de 2019 contarán al fin con conexión wifi por lo que podrán conectar sus portátiles o sus móviles mientras recorren el trayecto sin temor de que se corte la conexión. Se trata de una vieja aspiración de los más de cuatro millones de pasajeros que anualmente viajan entre ambas capitales y una promesa de la compañía reiteradamente incumplida tras casi once años de funcionamiento de la línea. Así lo desvela el presidente de Renfe, Isaías Táboas, en una entrevista con EL PAÍS.

Pero la mejora de las conexiones no solo afectará a esta línea, sino a las conexiones del AVE entre Madrid y Sevilla, Málaga y Valencia. En estas líneas ya está disponible el servicio de wifi Play Renfe, pero sufre cortes reiterados por la falta de capacidad para dar servicio a todos los pasajeros. Para subsanar este problema, Telefónica, actual adjudicataria del servicio wifi, va a firmar un nuevo acuerdo con Renfe para cuadruplicar la capacidad actual en todos estos trenes, lo que asegurará una conexión estable a Internet durante todo el trayecto.

Telefónica se hizo en noviembre de 2015 con el contrato para instalar y suministrar el servicio wifi de conexión a Internet en los trenes AVE en los próximos diez años (seis años más una prórroga de cuatro) por 148,6 millones de euros. Cuando se inauguró el servicio –denominado Play Renfe- en la línea Madrid-Sevilla, Renfe prometió que habría wifi en toda la red del AVE a lo largo de 2017 pero se incumplió la promesa, que tampoco se ha podido hacer realidad a lo largo de 2018.

Plan Estratégico 2019-23

«El plan va a suponer para Renfe un salto similar al que representó la alta velocidad»

El wifi en el corredor Madrid-Barcelona no será la única novedad con la que estrene el nuevo año Renfe. La compañía pública aprobará en enero el Plan Estratégico 2019-2023 con el que quiere emprender un cambio revolucionario, pasando de ser un simple transportistas a convertirse en un “operador integral de movilidad” que dé servicio al viajero desde que sale de su casa hasta que llegue a su destino, con transporte intermodal (tren, taxi, VTC, bicicleta, etcétera) y ofertas de ocio y de conexión durante el viaje.

Este es el primer objetivo del plan, cuyo borrador estudiará hoy el consejo de administración de la compañía. Otros ejes del documento que definirá la estrategia de Renfe en el próximo lustro son el avance en la internacionalización, con presencia en el extranjero no solo en proyectos de alta velocidad, sino también en Cercanías y Media Distancia, la búsqueda de la paridad en la plantilla y la apuesta por la digitalización.

“El plan estratégico va a suponer para Renfe en los próximos cinco años un salto similar al que representó la alta velocidad, porque vamos a pasar de ser una empresa de transporte de viajeros y de mercancías a ser un operador integral de movilidad”, indica Táboas.

La empresa quiere llegar a acuerdos con otras empresas de transporte compartido y desarrollar una app que permitirá al viajero adquirir todo el paquete en una sola gestión y con una sola factura.

EL presidente de Renfe, Isaías Táboas, en su despacho.EL presidente de Renfe, Isaías Táboas, en su despacho.

Para el máximo responsable de Renfe, la empresa se enfrenta al doble reto de la liberalización ferroviaria -en diciembre de 2020 habrá competencia en el AVE y dentro de quince años en Cercanías- y de la disrupción tecnológica que debe afrontar para no convertirse en jugador secundario en el sector del tren.

Previaje y posviaje

«Saldremos a competir en Cercanías donde salgan a licitación en Europa”

“Debemos ser un operador integral de movilidad, que ofrezcamos a nuestro viajero el previaje y el posviaje y durante el trayecto toda una serie de servicios añadidos, desde la película en su móvil hasta la conectividad y todas las posibilidades de ocio a través de Play Renfe. Para que se entienda, al cliente le vamos a proveer, además del billete de tren, desde el taxi para ir de su domicilio a la estación, todo el servicio a bordo, a la bicicleta de alquiler o el autobús oque coja desde la estación de destino. Es decir, llevar al viajero desde su domicilio hasta su destino. Todo en una sola gestión y una sola factura”, indica el máximo responsable de Renfe.

“Como ha ocurrido en otros sectores, nos vamos a enfrentar a la irrupción de las plataformas tecnológicas que se colocan por encima de los operadores, de los comerciantes y distribuidores y le dan un servicio al cliente completo y directo a través de su app. Vamos a intentar que nadie capture nuestro negocio en ese sentido y para ello debemos ser un operador integral de movilidad. Debemos ser nosotros los ofrezcamos a nuestro viajero el previaje y el posviaje y, durante el trayecto toda una serie de servicios añadidos, desde la película en su móvil hasta la conectividad y todas las posibilidades de ocio a través de Play Renfe. Para que se entienda, al cliente le vamos a proveer, además del billete de tren, desde el taxi para ir a la estación, todo el servicio a bordo, a la bicicleta de alquiler o el autobús que coja desde la estación de destino. Todo en una sola gestión y una sola factura», indica el máximo responsable de Renfe.

Otro punto fuerte del Plan Estratégico es un proyecto de feminización que persigue el objetivo de tener una plantilla paritaria en el horizonte del 2028, frente al 12,9% de mujeres que forman parte del personal actual, de 14.500 trabajadores. Los programas harán hincapié en los segmentos de la compañía donde apenas hay presencia femenina, como talleres y maquinistas. Entre las medidas destaca un programa de becas en colaboración con el Instituto de la Mujer, dotado con un millón de euros anuales, destinado a mujeres para realizar el curso de conducción de trenes, con el fin de que en el plazo de 10 años el 25% de los maquinistas de Renfe sean mujeres, frente al 3% actual.

“Es un gran cambio cultural interno. Renfe se tiene que parecer más a la sociedad. Y si en la sociedad el 50% son mujeres, en Renfe debe pasar lo mismo. Por eso, necesitamos impulsar políticas proactivas para que que vengan más mujeres a la compañía, sobre todos en aquellos puestos donde es más difícil encontrarlas, como los talleres y conducción”, afirma Táboas.

Isaías Táboas, en un momento de la entrevista con EL PAÍS.Isaías Táboas, en un momento de la entrevista con EL PAÍS.

El segundo eje del plan es el avance en la internacionalización. Renfe saldrá al extranjero no solo para convertirse en operador de líneas de alta velocidad, como ya ocurre en el AVE a La Meca o en el de Texas, sino para explotar líneas de servicio público como Cercanías, sobre todo aprovechando la liberalización de este servicio en la Unión Europea.

“La internacionalización tiene una doble vertiente. Nos ayudará a crecer y a corregir la pérdida de ingresos que va a suponer la competencia. ¿Tenemos bazas para competir? Evidentemente. En Alta Velocidad somos un operador de referencia y ahí están los casos de Arabia Saudí y de Texas. Y vamos a salir a competir también en servicios públicos como Cercanías donde salgan a licitación en Europa”, afirma el presidente de Renfe.

Concursos de Cercanías

Para el máximo responsable del operador público, el modelo de liberalización va a obligar a los países europeos a poner esos concursos en marcha. “Tenemos índices de puntualidad según la UIC (Unión Internacional de Ferrocarriles) mejores que las Cercanías de Londres, Berlín o París. Hay una posibilidad bastante grande de abrir mercados para crecer en experiencia, que podamos revertir aquí”.

Táboas está satisfecho con la evolución de la línea del AVE a La Meca, que acaba de visitar, y cuya ocupación desde el inicio de la fase de preoperación comercial es del 86%, a la espera de que dentro de un año haya una plena explotación comercial por parte de Renfe.

También se muestra optimista con la vuelta al proyecto de AVE en el Reino Unido, que prevé unir Londres con Birmingham en 2026, al que Renfe se ha reenganchado gracias a la alianza con el operador hongkonés MTR, que compite por hacerse con el contrato de AVE más caro del mundo.

En cuanto a los posibles competidores que surjan en el mercado español del AVE, y que podrán comenzar a operar en diciembre de 2020, el presidente de Renfe no tiene temor. “Si alguien quiere venir a competir se los vamos a poner muy difícil, no porque le pongamos trabas o se lo impidamos, sino porque nuestra oferta va a ser la mejor y los clientes no van a tener ninguna necesidad de probar otros productos. Pero la competencia es sana y nos va a ayudar a espabilarnos”.

Otra clave del Plan Estratégico es el crecimiento en inversión y tecnología. El objetivo es pasar de una inversión del 1% al 3% de los ingresos en I+D+i, con programas y actuaciones para estimular la innovación ferroviaria.

Paralelamente, Renfe quiere favorecer el talento tecnológico entre la plantilla, que se ha perdido por las bajas con la congelación de contrataciones y las jubilaciones. Se van a crear junto las instituciones de enseñanza títulos de grado superior de mantenimiento de material, de operador de centro de control y operador comercial de a bordo y en tierra.

Remodelación del EVA

Recreación del tren EVA de Renfe.Recreación del tren EVA de Renfe.

Al nuevo presidente de Renfe le suscita muchas dudas el proyecto de AVE de bajo coste Madrid-Barcelona que los gestores del PP bautizaron como EVA y que tenía previsto inaugurarse a comienzos de 2019. El equipo de Isaías Táboas ha puesto en revisión todo el proyecto, incluyendo su denominación o los trayectos que cubrirá, por lo que será difícil que vea la luz antes de 2020.

“Lo que los anteriores gestores aprobaron era solo un ‘powerpoint’. Tenemos claro que hay que sacar nuevos productos para ese público que no viene en el AVE. Pero estamos definiendo cómo hacerlo para conseguir la mínima canibalización de nuestros propios viajeros e ingresos. Si tengo un tren con un 80% de ocupación, que está posicionado en un segmento de mercado medio-alto, y nos da un rendimiento económico y solo saco un producto pensado para clientes que van a pagar menos, me estoy pegando un tiro en el pie”.

“No sé cómo se va a llamar ni cómo va a ser, pero hay que optimizar la operación. Para lograr bajar los precios debemos estudiar cómo conseguir recortar los costes de operación porque el coste de la vía, la energía o el sueldo del maquinista no van a cambiar”.

Fuente: El País

By |2018-12-17T07:47:11+00:00diciembre 17th, 2018|Actualidad de Empresas, Actualidad Económica, EL PAÍS|Comentarios desactivados en El wifi estará operativo (por fin) en el AVE Madrid-Barcelona antes de seis meses