Euskaltel ha presentado hoy su nuevo plan de negocio 2020-2025, centrado en una agresiva expansión por el conjunto del mercado español, apoyado en la nueva marca Virgin, de la que destaca su poder y reconocimiento (más de un 76%), y sus tradicionales Euskaltel, R y Telecable. En la presentación remitida a la CNMV, bajo la imagen de su retorno al tradicional equipo ciclista, la operadora defiende su estrategia para la creación de valor para el accionista.

Entre los objetivos, Euskaltel prevé doblar su base de clientes y pasar de un total de entre 700.000 y 730.000 clientes en el ámbito de la banda ancha fija en 2020 a entre 1,5 y 1,6 millones en 2025. En el móvil, prevé pasar de entre 1,3 y 1,35 millones de clientes en 2025 a entre 3,1 y 3,2 millones en 2025.

Los ingresos aumentarán un 80% durante este periodo, hasta situarse en un rango entre 1.200 y 1.300 millones de euros. El evita crecerá a un ritmo medio del 6% entre 2020 y 2025, para situarse en un rango entre 470 y 520 millones de euros.

“La generación de caja crecerá rápidamente, una vez que la expansión nacional gane escala”, ha señalado la teleco, precisando que pasará de 190 millones de euros en 2019, a un rango entre 280 y 320 millones en 2025. Euskaltel prevé un rápido desapalancamiento, al pasar de 4,1 veces el ebitda en 2020 a tres veces en 2025. De igual forma, ha insistido en que no habrá cambios en la estructura de capital ni en la política de remuneración al accionista.

La empresa que dirige José Miguel García considera que la expansión por el mercado español es una oportunidad de crecimiento para la compañía, al contar ya con más de 15,6 millones de clientes de banda ancha y otros 7,1 millones de usuarios de televisión de pago.

Euskaltel señala que es un mercado más grande que, al combinarse con un apalancamiento operativo impulsará el crecimiento rentable. Así, señala que pasará de poder ofrecer sus servicios en un máximo de 2,3 millones de hogares, a más de 18,6 millones. Además, la teleco destaca que el eficiente despliegue de las redes de fibra permite tener acceso a una presencia nacional a precios competitivos.

La compañía destaca su fuerte implantación en los mercados de origen, País Vasco, Asturias y Galicia, en los que cuenta con una red que cubre más de 2,3 millones de hogares con tecnología docsis 3.1, y más de 650.000 clientes conectados. De igual forma, defiende su posición en el mercado de la televisión de pago para poder comercializar estos servicios en el conjunto del mercado nacional.

Euskaltel también trata de recuperar la confianza de los inversores. Ayer, en plena tormenta en las bolsas, las acciones bajaron casi un 9%, hasta 7,4 euros, lejos de los 9,5 euros con los que debutó en Bolsa hace casi cinco años. Desde principios de enero, los títulos se dejan más de un 17%.

Fuente: Cinco Días