Tras varios meses de espera, y con algunas semanas de retraso, Euskaltel presentó ayer su nuevo plan estratégico, bajo la dirección de José Miguel García, una de las figuras más relevantes del sector en España, tras su etapa en Jazztel, en la que impulsó su crecimiento convirtiendo a la empresa en un actor clave, y que concluyó con una venta millonaria a Orange, por encima de los 3.300 millones de euros.

La operadora vasca parece dispuesta a elevar la ya de por sí alta presión competitiva en el sector. Euskaltel, que va a mutar en Virgin en el conjunto del mercado español, más allá del País Vasco, Galicia y Asturias, ha puesto sobre la mesa unos números agresivos. Para empezar, prevé un aumento de los ingresos del 80% hasta 2025, con un incremento anual del ebitda del 6%, y la captación de hasta 2,7 millones de líneas, entre móvil y banda ancha fija. Las miradas se centran ahora en saber cómo será su oferta comercial, que se presentará en los próximos días.

Y son agresivos porque el mercado español, en su conjunto, decrece o está estancado. En el tercer trimestre del año, último contabilizado por la CNMC, los ingresos minoristas cayeron un 1,6% interanual, hasta 6.011 millones de euros. Entre las grandes operadoras, Vodafone y Orange presentan reducciones de ingresos, mientras Telefónica creció un 0,5% en 2019.

En este escenario, con las previsiones presentadas, Euskaltel busca arrebatar cuota de mercado a sus competidores, que al mismo tiempo han reforzado la competencia en los mercados de origen del grupo vasco. Sus planes se unen a las previsiones de MásMóvil, que también prevé un fuerte crecimiento en 2020 y 2021, para alcanzar, entre otros objetivos, un ebitda cercano a 700 millones de euros el próximo año, en el que además quiere empezar a pagar dividendos. Por si fuera poco, la rumana Digi sigue ganando presencia en España, donde ya ha superado los dos millones de líneas entre móvil y banda ancha, tras ganar más de 650.000 accesos durante el pasado año. Esta evolución permitió a la operadora, un actor clave en el low cost, elevar sus ingresos en España un 52% en 2019.

En los últimos meses se ha hablado de que Euskaltel sería el quinto operador nacional convergente, pero en la industria, bajo el prisma actual, sería el sexto, algunos con varias marcas diferenciadas para los distintos segmentos. El sector vuelve a temer una destrucción de valor por el imparable endurecimiento de la competencia, situación que llevará a las operadoras, especialmente las grandes, a pedir de nuevo que se favorezca el proceso de consolidación.

Fuente: El País