Ferrari ha reducido «al mínimo» la mano de obra presente en sus plantas de Maranello y Módena, siguiendo las pautas de precaución establecidas por el Gobierno de Italia.

En un comunicado, la compañía ha indicado que a pesar de que la producción continuada depende de toda la cadena de suministro de componentes, de momento sigue siendo «extremadamente» fluida.

Además, todavía no se ha enfrentado a problemas que afecten a sus planes de fabricación.

«Ferrari ha activado medidas preventivas adicionales e incluso más rigurosas para garantizar los más altos estándares de procedimientos de salud, después del decreto sobre el Covid-19 del Gobierno italiano», ha explicado.

Además, desde la compañía han destacado que continuarán evaluando el equilibrio «apropiado» entre el bienestar de los empleados, «que seguirán siendo prioridad», con las necesidades de los socios y clientes.

Fuente: Cinco Días