La labor de Ferrovial como constructora de la autopista texana SH-130, en el entorno de Austin, y su corta experiencia como gestora de la misma, se examinan ante los tribunales estadounidenses después de dos años en los que el grupo español ha cargado con denuncias millonarias en contra. Los dos casos abiertos suman por el momento 609 millones de dólares en reclamaciones (540 millones de euros) sobre un presupuesto de obra de 1.400 millones de dólares.

En este lunes se espera la apertura de la vista, en la Cámara de Comercio Internacional, que dirime la disputa entre la concesionaria, la sociedad SH130 Concession Company, y el consorcio constructor Central Texas Highway Contractors. A este último, integrado por Ferrovial Agroman y Zachry Industrial, se le exigen 280 millones de dólares por defectos de construcción esencialmente en el paquete de firmes de esta carretera.

Confía en la desestimación de la demanda por pagos en fraude a los acreedores de la concesionaria de la SH-130

Ferrovial salió del capital de SH-130 Concession Company a finales de junio de 2017. Fue al cierre del proceso de solicitud voluntaria de concurso (Chapter 11, presentado en marzo de 2016) con la venta de su paquete del 65% al fondo oportunista Strategic Value Partners (SVP). Y es esta entidad compradora la que hoy litiga con el grupo que preside Rafael del Pino.

El arbitraje comenzó con una reclamación mínima de 130 millones de dólares (el 50% a Ferrovial Agroman en función de su participación en el consorcio) por parte de la concesionaria. Una cifra a la que en marzo de 2019 se sumó una demanda adicional de 161 millones de dólares (80,5 millones imputables a Ferrovial Agroman), lo que resultaba una cuantía de 291 millones de dólares, que es lo que SH-130 Concession calcula que le costará reparar los daños.

El siguiente paso, en diciembre de 2019, fue el de la rebaja de la reclamación a 280 millones de dólares (140 millones a Ferrovial) tras un escrito de defensa de las constructoras.

El grupo español tiene provisionados 25 millones por el arbitraje ante la previsión de una rebaja sustancia en el presupuesto de reparaciones de la autopista

La Corte se ha dado hasta el 30 de julio para dictar su laudo. Pero mientras avanza el caso se está buscando una resolución anticipada a través de una mediación. En esta negociación participan la concesionaria, las constructoras, aseguradoras, diseñadores y subcontratistas relacionados con los defectos de obra.

Ferrovial ha provisionado 15 millones en 2019 por este arbitraje, cantidad que se suma a los 10 millones reservados anteriormente. Además de contar con pólizas de seguro a favor del equipo constructor, la española confía en que el presupuesto de reparaciones que presentó la concesionaria sea fuertemente rebajado. Y es que, el Departamento de Transportes de Texas y la gestora de la SH-130 tendrían un principio de acuerdo en el que se fija una cuantía de 60 millones de dólares para reformar la infraestructura.

Juicio paralelo

La mediación abierta podría resolver el litigio paralelo que la concesionaria mantiene con Ferrovial y distintas subsidiarias, desde marzo de 2018, ante la United States Bankruptcy Court en Texas. En este caso se denuncia que la propia concesionaria pagara 329 millones de dólares, en tiempos del liderazgo del grupo español, por trabajos de ejecución ejecutados en 2011 y 2012.

La denunciante señaló que estos pagos se realizaron en fraude a los acreedores por dos razones: las obras se habrían acometido incorrectamente, y por tanto no procedía su abono, y por la situación de insolvencia de la concesionaria. Una tercera acusación sería la de provocar que SH-130 Concession Company incumpliera, con los citados pagos, los deberes fiduciarios que Ferrovial debía observar de acuerdo con la legislación del Estado de Delaware, donde fue constituida la concesionaria.

Esta demanda fue ampliada en septiembre de 2018 y en agosto de 2019, sin que se haya cifrado el importe adicional, en busca de la devolución de lo pagado a Ferrovial y su filial Cintra por servicios prestados a la propia SH130 Concession.

Ferrovial, que no ha dotado provisiones por este caso que ya transita la fase de prueba (discovery), cree contar con argumentos sólidos para defenderse y que podrá obtener la desestimación de las acciones ejercitadas contra sus filiales. De momento, quedaron excluidas del caso Ferrovial Internacional SLU y Ferrovial internacional Ltd.

Fuente: Cinco Días