La cadena de gimnasios Go-Fit, con 19 centros instalados en España, incluida la gestión de dos polideportivos municipales de Madrid, ha decidido el cierre de toda su actividad en la península ibérica con efecto inmediato ante el avance del coronavirus. Esta cadena, participada por Mutua Madrileña y TOrreal y una de las principales del sector, tiene en la Comunidad de Madrid su mayor exposición, con ocho centros deportivos.

La decisión conlleva, según ha confirmado en un comunicado, la puesta en marcha de un ERTE para sus más de 1.400 empleados. Ingesport, la empresa detrás de Go-Fit, ha informado de que complementará la retribución a la plantilla hasta el 100% por decisión de su consejo de administración mientras dure la coyuntura «para que no sufran mermas en su poder adquisitivo. Ingesport adelantará a sus empleados las cantidades necesarias para superar esta  crisis sin dejar a nadie de lado», explica la empresa en un comunicado.

Esta también ha decretado la suspensión de la cuotas de sus 240.000 usuarios y lo pagado en marzo «se les compensará en la siguiente cuota que corresponda abonar cuando se reanuden las actividades». Ingesport también indica que ha puesto sus instalaciones a disposición de las autoridades sanitarias.

Gabriel Sáez de Irigoyen, presidente de la compañía, ha explicado que «nos hemos visto obligados a tomar esta decisión porque Ingesport es una empresa donde las personas son lo primero y, ante el actual escenario y el que viene, debe facilitar el aislamiento y no permitir la reunión de personas en la actual coyuntura y realidad. (…) Sin duda, a corto plazo, es un esfuerzo enorme que hace la empresa, pero nuestra obligación es ser responsables con el entorno en el que nos desenvolvemos, pensar en las personas primero”.

Fuente: Cinco Días