Imperial Brands, la tabaquera británica que compró Altadis, ha cerrado la venta de Tabacalera, la división de puros habanos, por 1.225 millones de euros. La venta llevaba varios meses pendiente, y  servirá para que Imperial recorte deuda. La empresa española es la dueña de conocidas marcas como Cohibas, Montecristo o Romeo y Julieta, todos ellos fabricados a mano en Cuba a través de una sociedad conjunta con el Estado cubano. Una circunstancia que, si bien es el principal valor de los activos vendidos, también ha retrasado la operación.

La compañía se ha dividido en dos partes para su venta: una de ellas se venderá a Gemstone Investment Holding, la divisón de Premium Cigar de Estdos Unidos, por un total de  de 185 millones de euros, con unos 500 millones de euros en ventas anuales.  Y Allied Cigar Corporation adquirirá la divisón cubana y en el resto del mundo por  1.040 millones.  La operación se ha alargado desde junio de 2018 y ha sido especialmente compleja por los problemas políticos ligados a la presencia en 90 países y depender la operación de la división situada en Cuba, la más renombrada.  AZ Capital ha sido el asesor de la operación por parte de Imperial Brands.

Imperial había avanzado en las negociaciones con la firma china Hubao; no obstante Imperial no ha detalado si hay socios industriales detrás de Gemstone o Allied. «Creemos que hemos encontrado los propietarios adecuados a largo plazo para los cigarros Premium; están comprometidos a invertir en el negocio para maximizar las oportunidades de crecimiento futuro y están bien posicionados para seguir desarrollando las operaciones a nivel internacional», han apuntado en la nota.

En la presentación a analistas de noviembre pasado, la consejera delegada de Imperial, Alison Cooper, confirmó la operación. «Estamos en un estado avanzado, de otro modo no hubiésemos considerado esta división como disponible para la venta y reconocido una provisión por ello. Pero es una operación compleja, con varios Gobierno involucrados».

La división de Estados Unidos incluye la venta de las operaciones de puros habanos en Estados Unidos, incluyendo la filial Altadis USA, responsable de la distribución. Además, se venderán las plataformas de venta por Internet JR Cigar y Serious Cigars, además de la cadena de tiendas Casa de Montecristo, con 28 establecimientos.

En la división del resto del mundo, valorada en 1.040 millones, incluye el 50% de Habanos, exportadora cubana de puros hechos a mano en la islas, incluyendo marcas como Cohiba, Montecristo o Romeo y Julieta, y el 50% de Altabana, responsable de la venta de puros cubanos en el mundo. La operación también incluye la venta del 50% de Cubana de Tabaco (fabricante de puros hechos a máquina) y del 50% de la distribuidora internacional de éstos.

Además, se venderán las operaciones de distribución de puros cubanos (hechos a mano) en España y las operaciones de venta de puros no cubanos, inluyendo la marca Vegafina. Igualmente en este paquete entran la fábricas de puros de Honduras y República Dominicana. Esta última planta, donde se fabrican tanto puros habanos como tabaco para el mercado estándar, separará sus operaciones físicamente antes de cerrar esta parte de la operación, que se retrasará hasta 2021.

La participación en Habanos es la joya de la corona de este mercado, y fue una de las claves en la compra de Altadis por parte de Imperial en 2007, una operación de 12.800 millones de euros. En 2011 Imperial creó la división de puros habanos premium.

Fuente: Cinco Días