El mercado laboral también nota la desaceleración. La creación de empleo se va frenando. Medida con la afiliación, el pasado septiembre hubo 3.224 cotizantes más que en el mes de agosto, un dato que es el más flojo desde 2013, cuando aún había recesión, según los datos del mercado de trabajo en el mes pasado divulgados por el Ministerio de Trabajo este martes. En total, la Seguridad Social contaba con 19,32 millones de afiliados con empleo. 

El paro registrado, por su parte, subió. Las oficinas públicas de empleo inscribieron a 13.907 nuevos desempleados. En cambio, al contrario que los años precedentes, el incremento es menor y deja la cifra total en 3.079.711 parados.

Una prueba de que la economía se está enfriando y con ella la creación de empleo también está en los datos anuales. En los últimos 12 meses la afiliación ha crecido en 460.739 cotizantes, un 2,44% más que el año anterior. Este porcentaje sigue siendo alto y muestra la gran inercia positiva que acumula de todos los meses anteriores. No obstante, es el dato más bajo desde 2014. A pesar de todo, el número de cotizantes con empleo a la Seguridad Social sigue muy cerca de los niveles máximos alcanzados a comienzos de verano. 

MÁS INFORMACIÓN

El aumento de afiliación estuvo liderado por la educación en el régimen general. Esta rama de actividad tiene una estacionalidad inversa a la de otras como la hostelería. Las bajadas de cotizantes en los colegios se dan en verano y los incrementos en septiembre y octubre. Este año, el incremento el mes pasado en educación es de 45.521 trabajadores, seguidos de las actividades administrativas con una 21.681 afiliados más y la industria, con 11.888.

En el lado contrario, precisamente, está la hostelería, la rama que registró más bajas en la afiliación, 44.346. El final del verano y la temporada alta del turismo conllevan la finalización de los contratos de temporada en bares, restaurantes y hoteles. También otras ramas como el comercio y la sanidad, cuya actividad aumenta en verano tuvieron su resaca en septiembre, al perder 34.330 afiliados y 14.076, respectivamente. Entre ambas, la Administración pública (-14.812). Eso se nota después en los niveles de cotizantes en la Seguridad Social y en el paro registrado; precisamente el sector servicios fue el que tuvo un mayor aumento de parados (24.419).

En lo referente a la contratación, también esta creció. Y, aunque a un menor ritmo que en años anteriores, está en unos niveles muy altos. Solo en los primeros nueves meses del año se han suscrito 16,7 millones de contratos, aunque la gran mayoría de ellos son temporales y solo el 9,5% son indefinidos.

Estos números de contratación indican que, aunque crezca empleo en términos agregados, la inestabilidad en los puestos de trabajo también es alta, puesto que deben firmarse muchísimos contratos para que se cree un empleo estable.

Fuente: El País