La UEFA ha tomado la decisión de expulsar al Manchester City de todas las competiciones europeas durante dos años a partir de la próxima temporada, según ha confirmado hoy el organismo rector del fútbol europeo. Además, deberá pagar una multa de 30 millones. El City es el rival del Real Madrid en la eliminatoria de octavos de final de la Liga de Campeones.

El club inglés, entrenado por Pep Guardiola y propiedad del jeque emiratí Mansour bin Zayed, era investigado por el Comité de Control Financiero de Clubes, un organismo perteneciente a la propia UEFA, por supuestas irregularidades en su contabilidad con el objetivo de esquivar el Fair Play Financiero, el sistema de control económico que la UEFA impone desde hace años a los clubes del continente para que sus gastos estén acordes a sus ingresos de explotación.

De acuerdo con el comunicado hecho público esta tarde, la investigación ha demostrado que el Manchester City ha incurrido en «infracciones graves» de las reglas del Fair Play Financiero. En concreto, el club infló entre 2012 y 2016 los ingresos declarados por sus patrocinios, incrementando así su volumen de negocio global y pudiendo acometer un mayor gasto en la composición de su plantilla deportiva.

Durante esos años, y también en la actualidad, el patrocinador principal del City era la aerolínea Etihad Airways, también de los Emiratos Árabes, que ocupa el espacio principal de su camiseta y da nombre a su estadio. En 2011, el Manchester City anunció un acuerdo de 10 años a cambio de 400 millones de libras, casi 500 millones de euros, un importe que levantó las sospechas de la UEFA casi desde su firma.

Además de haber demostrado las infracciones denunciadas, la investigación también ha puesto de manifiesto la «falta de cooperación» por parte del club en este caso. La decisión es recurrible ante el Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS por sus siglas en francés). 

En un comunicado publicado en su web, el Manchester City dice sentirse «decepcionado pero no sorprendido» con la decisión. «En diciembre de 2018, el investigador jefe de la UEFA anticipó públicamente el resultado y la sanción que pretendía imponer al Manchester City antes de que cualquier investigación hubiera comenzado», lamenta el club inglés. «Este es un caso iniciado por la UEFA, investigado por la UEFA y juzgado por la UEFA. (…) El club buscará un juicio imparcial lo más rápido posible y, por lo tanto, en primera instancia, comenzará los procedimientos ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo lo antes posible«.

La UEFA inició un proceso similar con el Paris Saint-Germain, el club francés propiedad del gobierno catarí. En este caso, el Comité de Control Financiero de Clubes cerró en 2018 el caso sin sanción, aunque después la UEFA pidió reabrir el caso. Sin embargo, el PSG recurrió ante el TAS, que le dio la razón y le permitió esquivar una sanción como la que hoy ha recibido el City.

Fuente: Cinco Días