Lar España culminó 2019 con un buen desempeño en el sector comercial, uno de los más cuestionados dentro del inmobiliario, y logró aumentar sus ingresos hasta los 81,1 millones de euros, un 4,2% más que en 2018. Los resultados finales de la sociedad cotizada de inversión inmobiliaria (socimi) se vieron sin embargo lastrados por un efecto colateral de la reorientación estratégica emprendida hace tres años. Así, los beneficios pasaron de 129,3 millones en 2018 a 80,7 en 2019, un 37,6% menos. La caída es fruto de las ventas extraordinarias de activos que se realizaron hace dos ejercicios: entonces Lar todavía tenía un desarrollo residencial de lujo en Madrid (Lagasca 99) y varios activos de oficinas y logística.

El año pasado se culminó esa transformación con la venta de dos edificios de oficinas que le quedaban en Madrid. Pero fueron dos operaciones pequeñas en comparación con las que realizó un año antes. Esos menores ingresos extraordinarios, unidos a una menor revalorización de sus inmuebles (porque ahora tiene menos), ayudan a explicar el retroceso del beneficio. Por eso la cúpula directiva de la socimi no se muestra preocupada por ese hecho. «Ahora nuestros accionistas están más contentos», ha defendido Miguel Pereda, consejero delegado de Grupo Lar, en relación con la decisión de reorientar toda la actividad de la compañía al sector comercial.

La socimi es propietaria de 15 centros comerciales, cuatro parques comerciales y 22 supermercados repartidos por toda España que el año pasado mostraron un buen comportamiento.Su valor durante el ejercicio mejoró un 12,7%, hasta los 1.552 millones de euros. Las rentas que recibe por el alquiler de esos espacios aumentaron un 9% con respecto a 2018 y el índice de ocupación de los mismos se situó en el 96,5%.

Además, los 64,5 millones de visitas que recibieron sus centros, un 1,9% más que en 2018, mejoraron en un entorno general negativo (la afluencia en España cayó en ese mismo porcentaje, un 1,9%, según el INE) y sirvieron para aumentar las ventas un 4,4% (por encima de la media española del 2,1%) hasta los 815,2 millones.Cada visitante a esos pasó una media de 87 minutos en alguno de esos centros comerciales, una marca que la empresa promete batir este año tras la inauguración de Lagoh, un centro comercial en Sevilla que se ha convertido en su activo estrella, el pasado octubre.

Cinco años

Las cuentas de 2019 han servido también para hacer balance de los primeros cinco años de vida de Lar España (Grupo Lar, con cinco décadas en el sector inmobiliario, creó la socimi en 2014). En ese lustro la compañía ha decidido su especialización en los activos comerciales, aunque su negativa a entrar en el llamado high street (tiendas a pie de calle) se mantiene rotunda. La revaloración de sus inmuebles, respecto a lo que valían cuando los adquirió, es del 55%. Pero la dirección de la socimi entiende que la fase más expansiva del ciclo inmobiliario ya ha pasado y por ello el crecimiento será diferente. «Tratamos las inversiones con cierta oportunidad», ha señalado Pereda. La compañía prefiere no detallar de qué capital dispone para invertir, pero está abierta a la compra de nuevos centros comerciales complementarios a los que ya tiene. Tampoco descarta la promoción, tras la satisfactoria experiencia de Lagoh. Pero mientras llegan esas oportunidades, se conformará con la reforma de los inmuebles que ya tiene para mejorar la rentabilidad que obtiene por ellos. 

También se mantendrá la recompra de acciones, para lo que se ha lanzado un tercer programa que está en marcha. Lar España fue la primera socimi que llegó al mercado continuo (luego le seguirían los dos gigantes Merlin y Colonial) y desde 2014 sus acciones han sufrido varios altibajos, lastradas por la percepción de los inversores respecto al sector inmobiliario y particularmente respecto al subsector comercial. Este viernes la cotización ha cerrado con un valor de 7,19 euros por acción, con una ganancia en la jornada del 0,84%. El dividendo derivado del ejercicio 2019 que será propuesto a la Junta General de Accionista es de 55 millones de euros. Ello equivale a 0,63 euros por acción, con un 9% de rentabilidad respecto a la capitalización bursátil con la que la compañía cerró el año pasado.

Fuente: El País