Los mercados arrancan la semana con la crisis del coronavirus como principal amenaza. En un clima de agitación, que previsiblemente continuará en los próximos días, la posible guerra en el precio del petróleo surge como nuevo foco de nerviosismo. En ese ambiente, las miradas apuntan ahora al BCE, que celebra el jueves su reunión mensual, y se espera que adopte medidas para paliar los efectos económicos en la zona euro derivados de la epidemia.

Las Bolsas recogerán la reacción al drástico decreto aprobado durante el fin de semana del Gobierno de Giuseppe Conte, que limita el movimiento en las “zonas rojas” de Italia, incluida Lombardia y otras provincias y que afecta a 16 millones de ciudadanos. El Ibex 35 ya pierde un 17% desde los máximos alcanzados justo antes de que la crisis sanitaria se trasladara a Europa y está en mínimos de agosto de 2016. Según Bloomberg, en las últimas dos semanas, las 35 empresas del índice han perdido más de 96.000 millones de euros de valor.

Con la explosión de casos en Italia y la incertidumbre sobre los efectos de la epidemia, los inversores se han refugiado en los activos más seguros, como la deuda, lo que ha presionado su rentabilidad. Los tipos del bono alemán a 10 años se ha hundido a mínimos históricos, en el –0,71%, frente al –0,159% que marcaba a mediados de enero. Por su parte, la rentabilidad del bono de EE UU a 10 años, se sitúa en el 0,76%, la mitad que en enero, cuando cotizaba en torno al 1,85%.

También la demanda de oro ha aumentado, y la onza cotiza en 1.674 dólares, el precio más alto desde 2013.

En cuanto al petróleo, tras el fracaso de la negociación de la OPEP+ el viernes, Arabia Saudí se prepara para aumentar la producción, al tiempo que baja precios. El desplome del precio del crudo se erige así como otro motivo de inestabilidad en el mercado.

El jueves, el BCE tendrá en cuenta todos estos factores en sus estimaciones sobre la inflación para tomar decisiones. La semana pasada, otros bancos centrales (la Reserva Federal, el Banco de Japón, el Banco de Canadá, entre otros) adoptaron medidas para paliar los efectos del virus, mediante el recorte de tipos o promesas de liquidez.

Si bien el BCE tiene menos margen de maniobra (el tipo de referencia está en el 0% y la tasa de depósito en el –0,5%) sí podría proporcionar mayor liquidez a través de otras medidas, como líneas de financiación para pymes.

Desplome del crudo

Precios. Arabia Saudí ha comenzado a aplicar fuertes descuentos en la venta de petróleo en los mercados internacionales y planea elevar la producción en abril muy por encima de los 10 millones de barriles al día, según Reuters, tras el fracaso de la negociación con Rusia en el marco de la reunión de la OPEP+ el pasado viernes, que provocó el desplome del precio del crudo.

Aramco. Ante la posible guerra del petróleo, la acción de la petrolera estatal saudí Aramco, la mayor del mundo, cayó por debajo de su precio de OPV el domingo por primera vez desde que salió a Bolsa en diciembre.

Fuente: Cinco Días