La industria farmacéutica necesita invertir cada vez más en I+D para tener éxito en el lanzamiento de nuevos fármacos. A nivel global, los laboratorios destinarán en 2024 casi un 20% más de recursos en investigación que lo que gastó el pasado año, lo que supondrá llevar esa factura hasta los 210.000 millones de dólares (190.000 millones de euros), según un reciente informe de la consultora Evaluate Pharma.

Por compañías, en cinco años Johnson & Johnson pasará a liderar la inversión en I+D, según este estudio, hasta desembolsar 9.900 millones de dólares al año, a un ritmo de crecimiento medio anual de esta partida del 2,6% (ver gráfico). Igualará así a Roche, la que actualmente más gasta pero a la que Evaluate Pharma solo calcula un alza del 0,1% anual. Les siguen otros gigantes de la industria como MSD, Novartis, Pfizer, GSK, BMS, Sanofi, Lilly y AstraZeneca.

Los laboratorios necesitan invertir cada año gran parte de sus ingresos en I+D para avanzar en nuevas terapias, en los llamados ensayos clínicos. Primero con centenares de moléculas y según avanzan los estudios para testarlas con miles de pacientes en diferentes países, una actividad muy costosa, que puede alargarse una década y que en la mayor parte de los casos fracasa en el camino. Para obtener estas nuevas terapias, los grandes laboratorios también se ven frecuentemente inmersos en compras de medicamentos en investigación de otras empresas o en operaciones corporativas para reforzar sus carteras.

Aun así, el estudio recoge que si en el periodo de 2010 a 2018 la inversión en I+D creció a un ritmo del 4,2% anual de media, hasta 2024 se reducirá a un 3%, en un intento de las compañías de ganar eficacia. Los laboratorios dedicaron en 2018 el 21,6% de los ingresos a la investigación (el mercado global farmacéutico supuso 827.000 millones) y dentro de cinco años se quedará en el 18%.

Más información

El área que atrae el mayor interés (y recursos) de los laboratorios es la oncología, que se lleva el 40% de los recursos (con datos del mercado estadounidense) y que supone el 14,3% de las ventas de estas compañías en todo el mundo, aunque dentro de cinco años ya habrán llegado al 19,4%. Las otras áreas terapéuticas que más recursos consumen son las de sistema nervioso central, muscoesquélético, cardiovascular, inmunomoduladores, respiratorio y gastrointestinal.

Las farmacéuticas también muestran un alto interés en avanzar en medicamentos huérfanos (destinados a enfermedades raras o poco frecuentes), ya que dentro de cinco años este apartado aportará 109.000 millones adicionales a sus cuentas.

Nuevos proyectos superventas

El informe de Evaluate Pharma también hace un ejercicio de valorar los posibles ingresos futuros de los principales medicamentos que actualmente están en investigación y, por tanto, no se comercializan. La terapia que más ingresos aportará en 2024 entre los que actualmente son proyectos de I+D es un conjunto de productos denominado provisionalmente como VX-659 y VX-444, del laboratorio estadounidense Vertex, frente a la fibrosis quística. Ingresaría 4.279 millones anuales de dólares dentro de cinco años. Le seguiría el upadatacitinib del estadounidense Abbvie contra enfermedades autoinmunes (2.509 millones); y el oncológico DS-8201 de la japonesa Daiichi Sankyo (1.790 millones).

Fuente: El País