El sector agrario está en pie de guerra y la situación sigue sin encauzarse. Ni parece que lo vaya a hacer, al menos en el corto plazo. De hecho, este viernes el Ministerio de Trabajo, dirigido por Yolanda Díaz, convocó a las organizaciones agrarias (Asaja, COAG y UPA) a una reunión con los sindicatos del sector. Una cita a la que también iba a asistir el vicepresidente Pablo Iglesias. Pero este jueves por la tarde, ya con todos sus representantes desplazados en la capital, hubo un giro y cancelaron dicha invitación a las tres organizaciones. «Estamos perplejos. Esperamos alguna explicación del ministerio y que se convoque la mesa con todos», ha explicado Miguel Blanco, secretario general de COAG.

Las formas en la convocatoria no sentaron bien a las organizaciones agrarias, ya que se hizo, según fuentes de la negociación, hablando directamente con miembros de las organizaciones de Extremadura y Andalucía. «No entendemos cómo se puede hacer una convocatoria de esta manera. Si lo que pretendían era tratar la situación general del sector y analizar nuestros problemas generales, hay que convocar a las organizaciones a nivel nacional», ha defendido Lorenzo Ramos, secretario general de UPA. Fuentes de Trabajo aseguran que nunca ha estado confirmada de forma oficial la reunión, aunque dirigentes de COAG, UPA y Asaja explican que habían acordado la cita con el departamento.

MÁS INFORMACIÓN

El malestar generado en las organizaciones agrarias viene provocado también por la falta de explicaciones para su desconvocatoria final a la cita. «No se nos dio razón alguna de nuestra desconvocatoria. Da la impresión de que están improvisando [el Ministerio de Trabajo y la vicepresidencia social]. Estamos muy molestos porque no creo que merezcamos este trato y no sabemos por qué ha ocurrido esto», ha explicado Blanco. La reunión a la que estaban invitados continuó adelante, pero solo con los sindicatos agrarios.

Asimismo, como explican fuentes de las organizaciones agrarias, ya existen otras mesas de diálogo para tratar temas como el PER (plan de empleo rural), en la que están todas las partes presentes: «Es una mesa constituida legalmente, pero que se está puenteando con esta otra reunión en la que además no están todas las partes», ha insistido Blanco.

Para intentar reconducir la situación, desde Trabajo ya están tramitando una nueva convocatoria para la próxima semana a petición de las organizaciones agrarias. En principio, apuntan fuentes conocedoras de la negociación, se está planteando el próximo martes por la tarde, aunque todavía no hay fecha oficial.

Doble reunión

La reunión, por tanto, siguió adelante con Trabajo y la vicepresidencia social con los sindicatos agrarios. A la titular de Trabajo le compete especialmente el impacto en el campo de la subida del salario mínimo (SMI) aunque también se menciona una posible rebaja del número de peonadas necesarias para poder acceder a las ayudas del PER. Díaz aseguró este jueves que la cita era para escuchar «cuáles son las necesidades» del sector, saber «en qué se puede ayudar a los más afectados en el campo en situaciones que son difíciles» y recoger «medidas que puedan ser valoradas», informa Servimedia.

Este desencuentro en la cita con los sindicatos agrarios ha acabado por afectar la reunión habitual del diálogo social que los agentes sociales mantienen para abordar la derogación de la reforma laboral, informa Manuel V. Gómez. Ese encuentro, que se celebra todos los viernes, se desarrollaba a la misma hora que la otra cita. Esto, apuntan fuentes de esta negociación, ha provocado que el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, se haya levantado para estar presente en la reunión con los sindicatos agrarios. También habría salido otro de los representantes en la mesa del ministerio.  

Finalmente, esto ha llevado a que se suspenda la reunión del diálogo social. Fuentes sindicales han confirmado que la ausencia del secretario de Estado ha sido el detonante de dicha suspensión. Además, las patronales CEOE y Cepyme ya habían acudido al encuentro con un fuerte malestar por la exclusión de Asaja —asociada de ambas confederaciones— de la cita agraria. No obstante, varias fuentes de los agentes sociales apuntan que las negociaciones continuarán el próximo viernes en el mismo punto que se ha detenido esta semana.

Fuente: El País