Movimiento corporativo reciente de MásMóvil. A finales de febrero, su filial Xfera Móviles, sociedad matriz de Yoigo, cerró la compra de 5.010 participaciones sociales, representativas del 5,01% del capital de Pepe Energy, filial de la teleco en el negocio de la energía.

En su informe financiero anual, la operadora señala que estas participaciones estaban en manos de socios minoritarios. Según fuentes del sector, estas acciones eran propiedad en su mayoría de Pedro Serrahima, uno de los fundadores de la antigua Pepephone, matriz de Pepe Energy, adquirida por MásMóvil en 2016. Serrahima abandonó MásMóvil en septiembre de ese año, y a principios de 2018 se incorporó a Telefónica, uno de los principales competidores. Desde finales de noviembre, Serrahima es director general de Cliente de Gran Público de Telefónica España, y uno de los hombres fuertes de la teleco en el mercado español.

De esta forma, con este movimiento, la operadora que dirige Meinrad Spenger ha elevado su participación en Pepe Energy hasta alcanzar el 100% del capital social de esta filial. MásMóvil no precisó el importe de la adquisición.

En sus actividades actuales, MásMóvil ha recurrido a Pepe Energy dentro de sus medidas medioambientales y de sostenibilidad en su nueva sede. Así, la operadora señala en su informe financiero que va a utilizar energía eléctrica limpia, verde y sostenible a través de la prestación del servicio a través de la empresa del grupo Pepe Energy. “La energía procede de productores de energía verde, certificada por la CNMC, al coste del mercado mayorista más cuatro euros al mes, según la tarifa vigente en febrero de 2020”, indica MásMóvil.

En términos externos, la operadora decidió relanzar la actividad de Pepe Energy en mayo del pasado año, con un conjunto de nuevas tarifas comerciales, tanto para clientes actuales como para los nuevos usuarios.

Además, MásMóvil adquirió a principios de año la unidad de negocio encargada de llevar a cabo la actividad profesional de IT y computer engineering services de la sociedad Deep Technology & Engineering Services.

Fuente: Cinco Días