Mercadona finalizó el ejercicio 2019 con unas ventas de 23.361 millones de euros, un crecimiento del 5,1% respecto al año anterior y una nueva cifra récord, generada en su gran mayoría por el negocio físico en España en un año de «brutal transformación» de la compañía, como ha descrito su presidente, Juan Roig. «Estamos moviendo todo Mercadona: listos para comer, digitalización, online, bloques logísticos y avanzar en ser socialmente responsables», ha explicado.

El líder del sector de los supermercados obtuvo un beneficio de 622,7 millones, un crecimiento en línea con el de las ventas, también del 5,1%, pese al acusado descenso del 8,8% en el resultado de explotación, hasta 700 millones. El resultadop financiero positivo de 64 millones (frente al negativo de 2018) y la menor carga fiscal permiten el incremento del beneficio neto.

Tras el fuerte esfuerzo inversor de 2019, la empresa cerró el año cion una posición de caja de 1.986 millones de efectivo y otros activos líquidos más 200 millones de inversiones financieras, frente a los 2.700 y los 110 millones del ejercicio anterior.

La venta online supuso el 1% de los ingresos totales del grupo, unos 255 millones. De ellos, 46 millones de euros procedían de las colmenas de Barcelona y Valencia. Portugal, la gran novedad de la empresa el año pasado al suponer la primera aventura internacional, generó unas ventas de 32 millones de euros en los 10 supermercados con los que cerró el ejercicio.

El plan es abrir otros 10 establecimientos más en Portugal este año: seis en Oporto, dos en Braga y dos más en Aveiro. «Acabamos de empezar, es un proyecto que acaba de nacer y lo iremos haciendo mas grande», ha dicho Roig. Sobre la evolución del canal online, el presidente de Mercadona ha aseverado que es «imparable», aunque ahora «representa una cantidad marginal de las ventas».

La empresa cuenta con dos almacenes logísticos que sirven exclusivamente a la venta online, en Valencia y Barcelona, y durante este año abrirá el de Madrid. «Tenemos que darle todas las opciones a los clientes. Aquella frase que dije [en 2018, «nuestra página web es una mierda»]. Estamos estudiando cómo servir el online a través de la tienda física, en minicolmenas… de muchas formas, sin ninguna fusión ni acuerdo de ningún tipo con otras empresas».

Mercadona acabó 2019 con una plantilla de 90.000 trabajadores, tras incrementarla en 4.200 personas, 3.600 de ellas en España y 600 en Portugal, y una red de 1.635 tiendas. Un número con el que empieza a tocar techo en España, tal y  como ha asegurado Roig, con excepción de Madrid y Euskadi, donde abrirá este año 20 establecimientos para alcanzar los 40.

Durante 2019 Mercadona ejecutó unas inversiones de 2.200 millones, de los cuales 1.532 millones fueron destinados a aperturas de tiendas, reformas, y a la mejora en las categorías de frescos y también para la de «listo para comer». Otros 421 tuvieron como destino los bloques logísticos y 247 millones se destinaron a transformación digital.

«Generar beneficios es una necesidad y una obligación de toda empresa. Tenemos que generarlos para pagar bien a los trabajadores, a la sociedad y a los accionistas. Y para reinventir en mantener y actualizar los activos y expandir la empresa», ha dicho Roig. En ese plan de inversiones, que alcanzará los 10.000 millones hasta 2025, y que se elevará a 1.800 millones en 2020, se explica la operación de venta de inmuebles que ha puesto en marcha la empresa y con la que quiere captar 200 millones. «Estamos haciendo una brutal transformación, y hemos puesto a la venta inmuebles que habíamos comprado en nuestra fase de crecimiento», ha explicado, asegurando que la empresa no se endeudará para afrontar el crecimiento futuro.

Fuente: Cinco Días