El consejo de administración de Naturgy acordó ayer convocar la junta general de accionistas para el próximo 26 de mayo, en Madrid. La compañía que preside Francisco Reynés había convocado inicialmente la junta anual el pasado 17 de marzo, fecha que coincidió de lleno con el estado de alarma decretado por el Gobierno el 14 de marzo para luchar contra la pandemia de coronavirus. La situación le obligó a desconvocarla sine die.

Según indica Naturgy en un hecho relevante a la CNMV, en los próximos días se publicará el anuncio oficial de convocatoria, con el correspondiente orden del día, que se podrá consultar en la página web de la empresa, así como la documentación relativa a la misma. Dada la persistencia de la crisis sanitaria y el confinamiento, previsto, en principio, hasta el 10 de mayo, la compañía desaconseja a los accionistas la asistencia física a la misma y que opten por la vía telemática.

Aunque en marzo el consejo decidió posponer la junta, aprobó, sin embargo, un adelanto del pago del dividendo, del que queda pendiente un complementario de 0,010 euros por acción que se aprobará en mayo. Naturgy dio luz verde a dicho dividendo a cuenta de 0,593 euros brutos a cargo del ejercicio 2019, que se hizo efectivo el 25 de marzo, “para dar liquidez inmediata y reduciendo así el impacto de la crisis sanitaria en las economías particulares”, indicó en aquel momento.

Junta telemática

Según el hecho relevante, “con el fin de proteger a sus accionistas, empleados y todo el personal involucrado en la celebración de la junta, y dado el actual estado de alarma declarado por el Real Decreto Ley de 14 de marzo, debido la grave crisis sanitaria ocasionada por el Covid19 y a la posibilidad de que en la fecha prevista para la celebración de la junta de accionistas persista el estado de alarma o algún tipo de limitación que afecte a la movilidad de las personas o a su capacidad de reunión, el consejo ha acordado desaconsejar la asistencia física a la Junta de accionistas”.

En este sentido, advierte que “la asistencia física podrá sufrir limitaciones por exigencias sanitarias que podrán afectar al acceso o a la ubicación en las salas previstas para la reunión”. Para ello, recomienda a los accionistas que deleguen su voto con instrucciones o voten a distancia y sigan la junta por medios audiovisuales a través de la web de la sociedad (www.naturgy.com) y ofrece simplificar los mecanismos para ejercer el voto a distancia o delegar su voto.

A quien lo prefiera, añade, se posibilitará la asistencia telemática, para que los inversores que deseen participar, lo hagan mediante conexión remota y en tiempo real. Sin embargo, si en las fechas previstas para la celebración de la junta siguiese vigente el estado de alarma o cualquier otra medida de las autoridades administrativas o sanitarias que restrinjan o impidan la celebración de la junta con presencia física de accionistas y sus representantes, esta se celebraría “de forma exclusivamente telemática, esto es, sin asistencia física de accionistas y representantes”, indica la compañía. En tal caso, se les informará en un anuncio complementario a la convocatoria.

Para ello, añade, “se dará cuenta oportunamente de cuantas otras medidas resulten necesarias en función de las resoluciones o recomendaciones que puedan emitir las autoridades competentes, a través de su página web o por los medios que resulten necesarios en función del alcance de las medidas”.

Asambleas marcadas por el estado de alarma

Naturgy, la energética más tempranera en cuanto la celebración de su junta de accionistas, será finalmente la última. La crisis del coronavirus y la flexibilidad que da el decreto de estado de alarma a las empresas cotizadas para celebrarlas (hasta octubre) llevó a la empresa a posponer la que tenía convocada el 17 de marzo.

El consejo de Naturgy ha decidido celebrarla 26 de mayo recomendando la asistencia telemática. Tal como han hecho otras empresas del sector (como Endesa o Repsol, que las celebrarán el 5 y el 14 de mayo, respectivamente) Naturgy suprime los eventos alrededor de la junta, como el café de bienvenida a los accionistas así como la entrega de obsequios.

Fuente: Cinco Días