Nissan está estudiando la posiblidad de presentar a los sindicatos un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) preventivo para su planta de Zona Franca (Barcelona) ante la posible falta de suministro de piezas motivada por el coronavirus.

Según informaron fuentes del sector a CincoDías, la compañía podría informar en las próximas horas a la parte social de la medida, que se pondría en marcha tras la vuelta de Semana Santa, siempre y cuando sea necesario.

La fábrica de Zona Franca, la más importante de la multinacional japonesa en España, se encuentra por debajo del 20% de su capacidad tras las últimas decisiones adoptadas por la dirección.

La planta dejará de fabricar a partir de mayo la pick-up Clase-X de Mercedes-Benz, y después de Semana Santa también recortará la producción de la furgoneta eléctrica eNV200.

De este modo, a partir de abril, la factoría pasará de producir 102 unidades diarias de la furgoneta a solo 60, lo que obligará a eliminar uno de los turnos de trabajo que se dedicaba al ensamblaje de baterías y uno a carrocerías. La multinacional argumenta que la decisión obedece a reducir el stock de la furgoneta, que se produce en exclusiva en España.

La plantilla pactó recientemente un recorte de 600 personas sobre una plantilla de 6.000 personas a cambio del compromiso de que Nissan pusiera en marcha un plan industrial que la viabilidad de la instalación. No obstante, la desconfianza entre los sindicatos continúa.

Fuente: Cinco Días