La decisión de Estados Unidos de cerrarse a vuelos desde la mayor parte de Europa, y el creciente impacto del coronavirus en la demanda doméstica en el Viejo Continente, han movido a la low cost Norwegian a ampliar el volumen de sus ajustes. La aerolínea noruega va a dejar en tierra al 40% de su flota de larga distancia y cancela el 25% de los vuelos de corta distancia hasta finales de mayo.

Los recortes también llegan de forma drástica a la plantilla, entre la que el 50% de los efectivos se ven afectados por una suspensión temporal de los contratos, «número que podría aumentar», ha añadido la empresa.

En la sangría diaria que sufren las aerolíneas en Bolsa, Norwegian se ha dejado hoy un 20% de su valor en el parqué de Oslo.

“Ésta es una situación sin precedentes y nuestra principal prioridad continúa siendo el cuidado y la seguridad de nuestros clientes y compañeros. Las nuevas restricciones han impuesto una mayor presión sobre una situación ya de por sí difícil. Instamos a los gobiernos internacionales a que actúen ahora para garantizar que la industria de la aviación pueda proteger sus empleos y continuar siendo una parte vital de la recuperación económica”, ha señalado el consejero delegado de la compañía, Jacob Schram.

Norwegian cancela la mayoría de sus vuelos a Estados Unidos con origen o destino en Barcelona, Madrid, Oslo, Ámsterdam, Estocolmo y París. Una medida que afecta desde mañana viernes hasta finales de abril. Para las operaciones desde Roma al país norteamericano la cancelación permanecerá vigente hasta finales de mayo.

Continúan operando con normalidad los vuelos entre el aeropuerto londinense de Gatwick y Estados Unidos. «Nuestro objetivo es redirigir la mayor cantidad posible de clientes a través de Londres durante este difícil período», afirma la aerolínea en un comunicado.

Más allá de los vuelos al otro lado del Atlántico, la noruega suspenderá la mayor partte de los vuelos enm su país y dentro de Escandinavia.

Fuente: Cinco Días