Si bien Amancio Ortega es principalmente conocido por ser el multimillonario fundador y propietario de Inditex, el dueño de la cotizada más valiosa del Ibex posee otros negocios que también contribuyen a incrementar su fortuna. En el año 2001, Ortega creó Pontegadea, un vehículo de inversión inmobiliaria a través del cual reinvierte los dividendos que obtiene de Inditex. Cuando la compañía empezó, tenía alrededor de 50 millones de euros al año para adquirir activos, hoy en día, cuenta con 2.000 millones anuales para aumentar su cartera de edificios.

En este aumento de capacidad inversora, además del crecimiento de los dividendos procedentes de Inditex, también influyen los ingresos que la sociedad obtiene gracias al arrendamiento de sus edificios. Al año, Pontegadea ingresa alrededor de 800 millones de euros por este concepto.

En una entrevista con el Financial Times, Roberto Cibeira, consejero delegado de Pontegadea,  sostiene que la totalidad de la cartera de activos de la sociedad está valorada en cerca de 13.000 millones de euros, lo que la convierte en una de las mayores inmobiliarias de España. Para hacerse una mejor idea, todo el patrimonio inmobiliario de El Corte Inglés estaba valorado en 17.147 millones a cierre de febrero del año pasado, según una tasación de Tinsa.

Pontegadea cuenta con presencia internacional. Según Cibeira, el 35% de los edificios que posee la sociedad están en Estados Unidos, el 30% en Reino Unido y un 25% en España. Pese a su variedad de localizaciones, sus activos comparten una característica común, el 95% de ellos está en zonas exclusivas o de máxima calidad, «como venimos de la venta minorista, sabemos lo importante que es una buena localización», asegura Cibeira al Financial Times.

A modo de ejemplo de estas localizaciones, Pontegadea afirma que es el principal propietario de la calle Oxford Street de Londres. También posee los cuarteles generales de Amazon en Seattle y activos en los Campos Elíseos de París, en el madrileño Paseo de la Castellana y en la Vía del Corso de Roma.  

«No buscamos enormes ingresos, tratamos de encontrar inversiones que pronos protejan, que produzcan un flujo de caja constante y que mantengan el valor del capital, también buscamos inversiones que eviten un conflicto de intereses con Inditex, lo que significa mantener un perfil bajo» dice Cibeira al FT.

Para movilizar este músculo inversor, Pontegadea solo tiene un equipo dedicado exclusivamente a esta tarea de siete personas. Si se tiene en cuenta todo el personal de la compañía y de sus empresas asociadas, la cifra aumenta hasta superar por poco los 70 trabajadores. Debido a este pequeño tamaño, Cibeira explica que la toma de decisiones y las transacciones son mucho más fáciles y rápidas de ejecutar. El consejo de administración está formado por cinco personas y está presidido por Amancio Ortega, que aunque no toma decisiones del día a día permanece marcando el rumbo estratégico.

En la entrevista con el medio estadounidense, Cibeira detalla que debido a los crecientes precios del mercado inmobiliario español y francés, han evitado hacer compras en ellos en los últimos tres años. Si bien, ha hecho transacciones en España como comprar acciones de Telxius, el operador de infraestructuras de Telefónica, y de Enagás, operaciones valoradas en 379 millones y 282 millones respectivamente.

De cara al futuro, el consejero delegado apuesta por Estados Unidos y Asia como puntos de inversión inmobiliaria interesantes. En concreto, cita Australia, Singapur y Corea del Sur como los puntos de mayor crecimiento.

Fuente: Cinco Días