Laura Ros (Barcelona, 1971) es licenciada en Administración y Dirección de Empresas por ESADE. Comenzó su carrera profesional en Nissan. Se incorporó a Volkswagen-Audi España en 1997 y ha sido directora de Marketing de Skoda, responsable de Planificación, Posventa y Marketing de Volkswagen y, en 2014, fue nombrada directora general para el mercado español de la compañía alemana.

¿Cómo le fue a Volkswagen en 2019?

Ha sido un muy buen año para la marca. Lanzamos el T-Cross en primavera y nos ha dado ventas adicionales. Hemos bajado matriculaciones en el rent a car, pero ha sido una disminución intencionada porque disponíamos de menos Polos, ya que la planta de Navarra está repartiendo su capacidad entre los dos modelos. En las ventas a través de concesionario, que es nuestro foco, hemos ganado cuota de mercado, gracias a nuestra ofensiva de todocaminos.

¿Cuál fue la rentabilidad de los concesionarios de Volkswagen?

Fue del 1,5%. Se redujo ligeramente respecto al año anterior por el cambio del mix de ventas. Cayeron las ventas a particulares, pero incrementamos las de flotas. Nuestro plan es mejorarla este año, aunque dependerá mucho del mix de ventas canal. Ahora, por fin, tenemos el T-Cross a año completo, el nuevo Golf y en la segunda mitad del año lanzamos la familia ID. Confiemos en que todas estas novedades ayuden a incrementar las ventas en el canal particular.

¿Venderá Volkswagen la familia ID a través de Internet como en Alemania?

De momento se venderá de manera tradicional, pero sí que se está pilotando (la venta online) en otros mercados como Inglaterra, Suecia y Alemania. Es algo que exploraremos más adelante.

¿Cómo espera que se comporte el mercado este año?

Somos un poco pesimistas en cuanto a las previsiones. Prevemos que el canal particular seguirá cayendo, sobre todo, por la caída de la confianza de los consumidores y la incertidumbre, que se debe despejar ya. Una manera de hacerlo es un plan de incentivos que ayuden a la renovación del parque y no apoye solo al vehículo 100% eléctrico. La eliminación del IVA (para el coche eléctrico) es la vía que nosotros vemos más práctica por la sostenibilidad a largo plazo, así como que también se incentiven las motorizaciones de combustión modernas. Cualquier modelo de gasolina o diésel con etiqueta C (de la DGT) supone una mejora clara en cuanto a eficiencia en emisiones de CO2 y seguridad vial.

¿Qué opina del Plan Moves?

La exigencia de achatarramiento limita mucho la efectividad de los programas. Lo que necesitamos son planes estructurales y no puntuales con fondos limitados que muchas veces se agotan y que tienen una duración que también confunde al cliente. Al consumidor le es muy difícil estar al día de los distintos planes, que además se solapan entre nacionales y autonómicos. Queremos una estrategia con planes más armonizados, de carácter nacional y con una duración mayor en el tiempo, que den estabilidad y confianza a los clientes que tienen que tomar una decisión de compra importante. 

El coronavirus no nos ha afectado todavía; somos un poco pesimistas en cuanto al mercado por la falta de confianza del consumidor

¿Cuál es la estrategia de Volkswagen con WeShare?

Lanzamos nuestro servicio de coche compartido en Berlín en verano del año pasado y ya hay un plan para desplegarlo en ciudades como París, Hamburgo, Milán y, por supuesto, Madrid, donde llegará después del verano más o menos. Tenes un plan de negocio con el que sí será rentable, aunque no en el primer año como es normal por la inversión en vehículos y en la infraestructura de servicios y de recarga. Con nuestro ‘business case’ será positivo después de tres años de la implantación del formato. El despliegue inicial lo vamos a hacer con una flota de 1.000 coches de los modelos e-up! y e-Golf. De momento, no va a entrar el ID3.

¿Qué previsiones de ventas manejan para el ID3?

Nunca damos previsiones de ventas, pero para los próximos dos años nuestra estimación es que la demanda superará a la oferta. La demanda de movilidad eléctrica en Europa va a seguir creciendo exponencialmente y seguiremos trabajando para tener los planes de producción y de lanzamiento de nuestros nuevos modelos y nuevas fábricas lo antes posible para cubrir esa demanda.

¿Está afectando el coronavirus a la marca en España?

A día de hoy, no. No sé qué componentes en Navarra y Martorell provienen de China. El impacto futuro no se sabe.

¿Qué opina del ERTE preventivo que ha planteado Volkswagen Navarra ante posibles cortes de suministro por la epidemia?

Es importante contemplar todos los escenarios. Se trata de una medida preventiva y la fábrica está trabajando con total normalidad.

¿Cree que los clientes continuarán apostando por el coche en propiedad?

En el corto y medio plazo, sí, pero es probable que con el tiempo el pago por uso se acabe imponiendo. En los dos últimos años, el renting a particulares ha registrado un crecimiento exponencial en España, aunque en términos absolutos todavía no tiene un volumen significativo de operaciones.

¿Cuándo llegarán a ser los coches autónomos una realidad?

Es difícil responder con precisión. El desarrollo hacia la conducción autónoma está muy avanzado, pero su implantación dependerá, por un lado, del desarrollo de infraestructuras para adaptar carreteras y ciudades y, por otro, del mercado regulatorio.

¿Se deben modificar las etiquetas medioambientales de la DGT?

Lo bueno que tienen es que homogeneizan en un mismo criterio y que son uniformes en todo el territorio nacional. Siempre hemos defendido que cualquier política de acceso al centro de las ciudades se debería regir por este etiquetado. Si empezamos a cambiar el etiquetado se generaría más incertidumbre entre los ciudadanos. Consideramos que debe tener una estabilidad en el tiempo y dar tranquilidad, que no se cambien las reglas del juego cada dos por tres.

¿Cuáles son los retos del automóvil en España?

Recuperar el nivel del mercado. Solo así se renovará el parque y bajarán las emisiones.

Fuente: Cinco Días