Otra de las salidas a Bolsa para 2020 se diluye. Esersa, la filial de renovables de la empresa de ingeniería asturiana TSK, tenía programada su OPV para junio o julio. Pero fuentes financieras señalan que el fuerte interés de varios fondos de capital riesgo e inversores industriales hace más sencilla su venta directa en una operación que sumaría un importe preliminar de 800 millones incluyendo deuda. Santander y Société Générale, aún sin mandato oficial, están asesorando la transacción. En la actual coyuntura, una venta directa parece ser más rápida, segura y supone una mejor valoración.

Con todo, el pequeño gigante asturiano sigue abierto a todas las opciones, incluida una fusión con un rival o la cada vez más improbable salida a Bolsa, como informó CincoDías el pasado 17 de enero. Entonces, la tasación era de 400 millones, si bien solo se computaba el capital. La demanda de inversores extranjeros por este tipo de activos y la fuerte revalorización del sector en la Bolsa española ha disparado además las valoraciones.

Sin embargo, el traspaso de sus principales activos a uno o varios compradores es en este momento el escenario más probable. TSK se propone vender las instalaciones en operación en España y Puerto Rico, así como diferentes desarrollos en México, Chile y España que suman más de 1.000 megavatios en diferentes fases y que se irán construyendo y poniendo en marcha durante 2020, 2021 y 2022, indican fuentes de la banca de inversión. El objetivo de TSK es asegurar la venta de las plantas en desarrollo y ejecutar también su construcción y puesta en marcha.

TSK es una de las ingenierías españolas con referencias más significativas en el área de las energías renovables. Ahora está en pleno diseño de su primera planta híbrida fotovoltaica termosolar, que sumará 800 megavatios de potencia y que pondrá en marcha en Marruecos. Se trata de una megaplanta solar con una inversión de 700 millones de euros para EDF, Masdar y Green of Africa. Su tecnología permite generar electricidad a partir del sol durante las 24 horas del día a un coste que compite con las energías convencionales.La empresa que pilota como consejero delegado Joaquín García facturó 1.107 millones en 2018, un 15% más que en 2017, y disparó su beneficio neto un 53%, a 23 millones.

El 97% de la facturación de TSK provino del extranjero. Una de las diferencias de Esersa frente a sus rivales está en lo que ya ha construido: más de 10.000 megavatios en diferentes tecnologías: eólica, solar fotovoltaica, termosolar, biomasa e hidráulica. También es diferente por sus proyectos de almacenamiento como complemento a la energía fotovoltaica.

Para ello, TSK se alío en abril de 2019 con la británica Highview Power, y crearon una empresa conjunta para crecer en España, Oriente Medio y Sudáfrica, con el objetivo de alcanzar unas ventas acumuladas de 1.000 millones en tres años.

El espejo en el que se mira TSK es ACS. La filial de renovables del grupo que preside Florentino Pérez, Zero-E, trató de salir a Bolsa y para ello contrató a Goldman Sachs, Société Générale y Natixis. Pero el apetito de fondos y de industriales desaconsejó la operación. Una transacción directa suponía mejor precio y menos complicaciones. Igual que en el caso de TSK y Esersa.

Así, después de una pugna entre grupos de capital riesgo y varios inversores industriales, como BP, la portuguesa Galp se hizo con 2.930 megavatios en España de Zero-E, la filial de renovables de ACS y otros activos, con un valor de empresa (capital más deuda) de 2.200 millones.

Otro año de sequía en estrenos

  • Línea Directa. Es la única salida a Bolsa que está realmente confirmada. La entidad aprobará en su junta del próximo 19 de marzo el reparto del 82,6% del capital de la aseguradora como dividendo. Bank of America la tasa en 1.434 millones, si bien antes repartirá un dividendo extraordinario de 60 millones a su actual matriz. No habrá acciones que colocar, ni antiguas (OPV) ni nuevas (OPS), sino que será un listing.
  • Otras posibilidades. Están encima del tapete otros eventuales debuts, pero distan de ser seguros, y menos aún dadas las circunstancias actuales del mercado de renta variable. Entre ellos está Vips, propiedad de la mexicana Alsea, que ha contratado a Nomura como asesor. También Restaurant Brands Iberia, que gestiona en exclusiva Burger King en la Península Ibérica y está siendo asesorado por Morgan Stanley, e Idealista, propiedad de Apax y que está en conversaciones también con Morgan Stanley y con Bank of America para un eventual estreno.

Fuente: Cinco Días