Un 16% de los contratos de obra más significativos de Adif se encuentran paralizados o ya suspendidos por el efecto del coronavirus, según datos aportados por la compañía. En 56 de los 203 contratos más relevantes, tanto en la red de alta velocidad como en la convencional, los trabajos se han visto impactados, mientras que en 115 se avanza con práctica normalidad.

La empresa dependiente del Ministerio de Transportes ha visto suspendida la actividad en 21 obras y en otras 11 está cursada la solicitud de suspensión amparada por el Real-Decreto Ley 8/2020 de medidas excepcionales para mitigar los efectos de la actual crisis.

La obra pública se está viendo condicionada por factores como las restricciones a la movilidad de las personas y materiales, o la implantación de medidas excepcionales de seguridad. Ante esta situación adversa los contratistas puedan cesar la actividad con todas las garantías de mantenimiento de los contratos si demuestran la imposibilidad de seguir adelante.

El grupo Adif va a sufragar el salario de los trabajadores, el alquiler de maquinaria y otros gastos, pudiendo retomarse la obra tan pronto se restablezca la normalidad, según la normativa que anunció el presidente del Gobierno.

Adif enumera 145 contratos de especial relevancia en alta velocidad por su vinculación a futuras puestas en servicio. De estos, 67 se encuentran en ejecución; 50 presentan ciertas afectaciones que condicionan su ejecución, avanzando a un ritmo inferior al habitual; en 21 se ha detenido la actividad, y para los siete restantes se ha solicitado la suspensión.

Respecto a las obras en la red convencional, Adif tiene en ejecución 58 contratos por valor superior a un millón de euros, no habiéndose suspendido en estos momentos la ejecución de ninguno de ellos. Eso sí, el administrador de la red ha recibido solicitudes de suspensión de las obras en cuatro de ellos y en otros seis contratos la ejecución se está viendo ralentizada.

Fuente: Cinco Días