/, Actualidad Económica, Cinco Días/Los acreedores de la Ciudad Financiera de Santander recurren la puja

Los acreedores de la Ciudad Financiera de Santander recurren la puja

La batalla legal por con la propiedad de la Ciudad Financiera, sede corporativa de de Banco Santander, se agudiza. Los bancos acreedores de Marme Inversiones, sociedad propietaria de la Ciudad Financiera, dudan de la solvencia de la oferta presentada por los hermanos Reuben por el conjunto de inmuebles, declarada el pasado 14 de enero como la “mejor” opción posible por un juzgado de Madrid.

CaixaBank, Natwest Markert, Bayerische Landesbank, HSH Nordbank e ING han remitido un recurso de reposición al Juzgado de lo Mercantil número 9 de Madrid frente al auto del 14 de enero, en el que se proclamaba como mejor oferta para su adquisición la presentada por Marme. Las entidades acreedoras aseguran que la oferta del fondo de los hermanos Simon y David Reuben, Sorlinda, no acepta asumir todos los pasivos fiscales en que se pueda incurrir como consecuencia de la operción de compra.

De esta forma, y según el escrito de los bancos acreedores, la oferta de los hermanos Reuben podría dejar de abonar más de 240 millones de euros en concepto de cuota tributaria, “a los que habría que adicionar intereses de demora y sanciones”.

Así, mantienen que “las asunciones o condicionantes fiscales de Sorlinda crean una incertidumbre inaceptable en cuanto a las intenciones de Sorlinda , la capacidad de implementación de su oferta (máxime cuando ni la propia Sorlinda aclara cuáles serían las consecuencias prácticas de materializarse dichas contingencias fiscales) lo que se ve agravado considerablemente por la circunstancia de que el “afloramiento” de manera firme de los pasivos fiscales en cuestión podría llegar a demorarse hasta 14 años tras el cierre de la transacción”.

Como ya explicaron en su escrito de diciembre, los bancos acreedores consideran que el vehículo de los Reuben, no acredita suficientemente su capacidad para conseguir la financiación necesaria para hacer frente a la compra, lo que genera también incertidumbre de la que carece la oferta del Santander.

Así, aseguran que la carta que adjunta Sorlinda de JP Morgan no supone ninguna obligación de este banco de inversión. “No es un instrumento válido que permita acreditar la solvencia de Sorlinda y, especialmente, que esta será capaz de disponer de la financiación necesaria para la implementación de su oferta”, subraya el recurso del conjunto de acreedores.

La oferta de los hermanos Reuben se realizó, según el recurso presentado por Santander el pasado 17 de enero, a través de un entramado de sociedades controladas desde paraísos fiscales, y elevaron su oferta a un total de 3.023 millones, mientras que la de Santander se quedó 51,5 millones por debajo.

Pese a esta guerra jurídica emprendida, Banco Santander prevé quedarse con la Ciudad Financiera, situada en Boadilla del Monte, en menos de dos meses, ya que aunque su oferta haya sido la segunda mejor, solo superada por la de los hermanos Reuben, cuenta con derecho de tanteo que piensa ejercer si finalmente el juez no tiene en consideración su recurso y el de los bancos acreedores.

Santander ya ha amenazado, en su recurso al auto del 14 de enero, con dejar de pagar el alquiler de la sede si no se cumplen los requisitos, exigidos en el contrato de alquiler, de comprobaciones y verificación sobre sus rivales de que se cumple la normativa de blanqueo de capitales. Asimismo, amenaza con exigir una compensación de 750 millones si los controles no se llevan a cabo.

La entidad que preside Ana Botín vendió la Ciudad Financiera en 2008 a Marme Inversiones, actual propietario del inmueble, que se encuentra en concurso de acreedores, la antigua suspensión de pagos, y el juzgado mercantil número 9 de Madrid es el encargado de liquidar sus activos. La entidad firmó un contrato de arrendamiento durante 40 años con Marme.

Fuente: Cinco Días

By |2019-01-25T06:00:48+00:00enero 25th, 2019|Actualidad de Empresas, Actualidad Económica, Cinco Días|Comentarios desactivados en Los acreedores de la Ciudad Financiera de Santander recurren la puja